El Bayern regresó a Múnich en llamas

Arturo Vidal, tras su expulsión. Arturo Vidal, tras su expulsión.

Arturo Vidal, tras su expulsión.

Comentarios 0

Desde sus futbolistas más temperamentales hasta sus directivos más encumbrados: todo el Bayern Múnich dejó a un lado los modales y arremetió con inusual dureza contra el árbitro Viktor Kassai tras la eliminación ante el Real Madrid, una derrota que tendrá varias secuelas para el conjunto alemán.

"Este robo no puede pasar en Champions", lanzó el volcánico Arturo Vidal. Ya había pasado la medianoche y el mediocampista no podía con su indignación en las catacumbas del Santiago Bernabéu. "Cuando juegan dos equipos de primer nivel el árbitro no puede ser el payaso que hace el show del partido y le da la preferencia al Real", disparó el chileno contra el juez húngaro. "Es terrible, terrible, es para matarse".

Tampoco el presidente de la junta directiva del Bayern, Karl-Heinz Rummenigge, pudo contenerse en el tradicional banquete posterior a los partidos. "Tengo que decir que hoy por primera vez siento algo así como una tremenda ira porque nos han cagado (jodido) con todas las letras", arremetió el directivo en su discurso.

Las palabras de Vidal podrían llegar a valerle una sanción de la UEFA, aunque el ente rector del fútbol europeo negó ayer que se haya abierto proceso disciplinario alguno tras el partido. Tampoco de momento por el presunto ingreso de varios jugadores al vestuario del árbitro, del que según la prensa española tuvieron que ser retirados por la Policía. El Bayern negó esa versión.

Las eventuales sanciones, sin embargo, son apenas una de las secuelas que deja el dramático partido en el Bernabéu, definido con una victoria por 4-2 del Real Madrid en la prórroga tras varias polémicas arbitrales.

No están en su mejor forma Robert Lewandowski, Mats Hummels y Jerome Boateng, como se vio en Madrid. Los tres llegaron con lo justo físicamente y los 120 minutos de juego, 35 de ellos con un hombre menos, podrían pasarle factura.

Y el Bayern no tiene demasiado tiempo para el descanso, ya que el próximo miércoles deberá medirse al Borussia Dortmund en las semifinales de la Copa Alemana. Con el título de Bundesliga encaminado y fuera de la Champions, conseguir el doblete es ahora casi una obligación para el poderoso conjunto bávaro.

La eliminación ante el Real Madrid marcó además la despedida europea Philipp Lahm y Xabi Alonso, quienes ya anunciaron su retirada al final de la temporada. El técnico Carlo Ancelotti podría iniciar un proceso de renovación en el equipo tras quedar fuera por primera vez desde 2011 antes de semifinales. En lugar de Lahm, el italiano apuesta por Joshua Kimmich. Y en el mediocampo el club ya ha fichado a Niklas Süle, del Hoffenheim.

Sin embargo, también están en la mira nombres como el de Ribery (34 años) y Robben (33). Por detrás, jóvenes prometedores como Coman (20) y Renato Sanches (19) esperan más oportunidades.

más noticias de DEPORTES Ir a la sección Deportes »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios