Euroliga

El Barcelona corona su poderío en París (86-68)

  • Los azulgranas consiguen en París, donde habían perdido dos finales (1991 y 1996), la corona continental tras un repaso a Olympiacos. La escuadra de Pascual, con Navarro 'MVP', domina de principio a fin.

Comentarios 4

Segunda Euroliga de su historia en París, en la misma ciudad en la que el equipo de fútbol conquistó su segunda Liga de Campeones. El Barcelona, el equipo perfecto, fulminó al Olympiacos (86-68) en un gran partido de los de Xavi Pascual que dominaron de principio a fin.

En París, donde el Barça había perdido dos finales de esta competición (1991 y 1996), una de ellas injustamente, fue la ciudad en la que se coronó a los azulgrana, un equipo que ha ganado todo lo que ha disputado este año. Fue la noche de Navarro, el máximo anotador de la final, elegido MVP, el primer español en conseguirlo. Fue la de Ricky Rubio, que se ha convertido en el jugador más joven que levanta esta Copa, pero sobre todo fue la noche del Barça, que firmó un baloncesto de ensueño. Y por encima de todos, la dirección del entrenador, Xavi Pascual, que ha dejado su impronta en un conjunto que se ha convertido en la referencia del baloncesto europeo.

Con una defensa perfecta y un ataque certero; desde dentro y desde fuera. Controlando el rebote y cerrando el aro con el carácter intimidador de Fran Vázquez. Si Olympiacos, el mejor equipo ofensivo de la Euroliga, pretendía ganar al Barça, el mejor defensor, pronto se demostró que eso era imposible.

Intensidad desde el primer cuarto

Salvó un triple inicial de Kleiza, todas las ventajas fueron barcelonistas, que firmaron un primer cuarto espectacular, en intensidad y acierto. Sólo Teodosic aguantó el tipo, de nada sirvió que Schortsanitis intentara imponer la fuerza bruta, la noche parisina iba a ser para el Barça. Además, Navarro (21 puntos, 23 valoración) volvió a lucir y cuando eso ocurre, si los de Pascual son un equipo complicado de batir, con el escolta a pleno rendimiento, son imbatibles.

Y Mickeal estuvo resolutivo e intenso, y Ricky, el jugador que le da el plus necesario al equipo. El invitado fue Fran Vázquez, espléndido en el juego interior, hasta cuatro tapones regaló a los rivales y así, poco a poco, se fue difuminando Olympiacos y fue creciendo el Barça.

Del 14-13, a 4:14 para el final del primer cuarto, al 24-13 en apenas dos minutos. Para entonces, Pascual había cambiado a los finos estilistas y había dado entrada al equipo de operaciones defensivas, con Sada intentando apagar la calidad de Papaloukas. El 28-19 del primer cuarto resume lo que fue, un festival ofensivo de los azulgrana, que ampliaron su ventaja en el segundo cuarto hasta el 46-32.

Sólo el orgullo de Papaloukas y el acierto de Boroussis permitieron a los griegos recortar (47-36). Para entonces, Teodosic, mermado por problemas estomacales, ya había sumado tres faltas, y no paraba de mirar a Giannakis buscando soluciones a la sangría de su equipo.

Triple aliviante de Sada

En el ecuador del partido todo estaba claro. Salvo en triples, el Barça dominaba todas las facetas del juego, pero como no podía ser de otra manera, Giannakis decidió cambiar el guión, puso a un quinteto muy defensivo en pista y el Barça se atragantó. Beverley y Penn por fuera; Schortsanitis, por dentro. Olympiacos se acercó hasta el 52-47. Los azulgrana parecían desconcertados, jugaban muy lejos de canasta, ahogados.

En el único momento de duda, apareció Sada, que no jugó ni un minuto ante el CSKA, para anotar un triple desde ocho metros que congeló a los griegos. Un parcial de 8-0, con participación de Ndong, volvió a dar aire al Barça (60-47), que ya no sufrió más.

En el cuarto final, un triple de Morris a seis minutos (71-52) prácticamente certificó la victoria española. El Barça ganó por 18 puntos (86-68), consiguió su segunda Euroliga, su victoria 62 en 67 partidos. Ya ha levantado la Liga Catalana, la Supercopa de España, la Copa del Rey y es el favorito indudable para conquistar la ACB. El equipo perfecto no para de ganar.

Ficha técnica:

86 - Regal FC Barcelona (28+19+17+22): Ricky Rubio (9), Navarro (21), Mickeal (14), Ndong (7), Lorbek (8) -cinco inicial-, Fran Vázquez (6), Sada (7), Basile (6), Morris (8), Grimau (-), Lakovic (-) y Trias (-).

68 - Olympiacos (19+17+14+18): Penn (-), Teodosic (10), Childress (15), Kleiza (13), Schortsanitis (6) -cinco inicial-, Bouroussis (9), Papaloukas (12), Halperim (-), Mavrokefalides (1), Vujcic (2), Vassilopoulos (-) y Beverley (-).

Árbitros: Brazauskas (LIT), Bachar (ISR) y Chambon (FRA). Eliminado: Kleiza (m.38).

Incidencias: Asistieron al encuentro 14.768 espectadores, en la final de la Euroliga, disputado en el Omnisports de París Bercy. Juan Carlos Navarro, del Regal FC Barcelona, fue elegido mejor jugador de la Euroliga, el primer español que lo consigue. EFE.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios