fútbol liga santander

El Barcelona no afloja

  • Los azulgranas se regalan una goleada para seguir invictos frente a un Villarreal al que le falta intensidad

  • Dembele brilla con un doblete

Dembele conduce el balón presionado por Cheryshev y Trigueros. Dembele conduce el balón presionado por Cheryshev y Trigueros.

Dembele conduce el balón presionado por Cheryshev y Trigueros. / Toni Albir / efe

El Barcelona se mantiene invicto en Liga Santander tras golear al Villarreal, en un partido que resolvió, con goles de Coutinho, Paulinho y Messi, antes del descanso, y que Dembele, en su mejor actuación como azulgrana, finiquitó en la recta final con un doblete.

Salió el Barcelona, en plena resaca del clásico, con un equipo plagado de suplentes a un Camp Nou medio vacío. Y lo hizo recibiendo del Villarreal el pasillo de campeón que no le quiso hacer el Real Madrid.

Los azulgrana ya habían celebrado el doblete por las calles de la ciudad y los de Javier Calleja tienen prácticamente sellada su presencia en la Liga Europa la próxima temporada. Así que el duelo podía parecer intrascendente.

No lo fue para el Barça, empeñado en pasar a la historia completando la Liga invicto, algo que no ha hecho jamás ningún club en el actual formato de 20 equipos.

Los de Ernesto Valverde dejaron claro desde el principio que lo de no ceder ni un derrota en 38 jornadas se lo han tomado muy en serio.

Messi, uno de esos que nunca rota y menos aún cuando se está jugando la quinta Bota de Oro de su carrera, avisó a los siete minutos con un rosca con la zurda que se marchó desviada por poco.

Cuatro minutos después emergería la felina figura de Dembele para reivindicarse con un eslalon al galope y un disparo cruzado que Asenjo rechazó mal y que Coutinho aprovechó para hacer el 1-0.

Pudo empatar el Villarreal justo antes del cuarto de hora con un tiró seco de Fornals que Cillessen, titular, desvió a córner. Y casi en la siguiente jugada, una combinación entre Iniesta y Digne -éste en posición dudosa- la culminaba Paulinho a placer para hacer el segundo.

Aflojó el Barcelona, hasta entonces muy activo en la recuperación tras pérdida, y respiró el Villarreal, que empezó a tener algo más de posesión.

Entró el choque en una fase anodina casi hasta el final de la primera mitad, cuando Jaume Costa puso a prueba de nuevo a Cillessen e Iniesta, quién sabe si en su última exhibición en el Camp Nou, regalaba una asistencia mágica a Messi para que éste rematara el balón, sin dejarlo caer, al fondo de la red.

Empezó la segunda parte con un 3-0 que dejaba el partido prácticamente sentenciado, pero rápidamente lo animó el Villarreal. Primero Samu Castillejo y luego Bacca, aunque los disparos de ambos no encontraron puerta.

En la otra área, Messi le intentaba devolver el regalo a Iniesta, pero la vaselina del manchego salía algo desviada.

Antes de llegar a los diez minutos de la reanudación, la suerte se aliaría con el conjunto castellonense y Sansone, quien desvió con el hombro un tiro de Fornals que acabó descolocando a Cillessen y rebasando la línea de gol.

El Villareal recortaba distancias poco antes de que el estadio rindiese pleitesía a su capitán, que abandonaba el campo tras ser sustituido por Luis Suárez.

Sin Iniesta tomando la manija del juego local, los visitantes siguieron probando fortuna desde lejos y el árbitro anuló un gol a Coutinho por fuera de juego.

Cuando parecía que el encuentro no daría para más, Rakitic protagonizó un gran jugada personal por la banda derecha y asistió a Dembele, que marcó a placer.

Pero lo mejor del punta francés aún estaba por llegar. En la última jugada del partido agarró un balón en la línea de tres cuartos para ir sorteando rivales en carrera y elevar el balón con un sutil vaselina sobre la salida de Asenjo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios