Fútbol l Primera División

El Barça vuelve a toser

  • Los azulgranas aprovechan con polémica en Zaragoza el traspié del Real Madrid

Comentarios 1

Un polémico penalti, transformado por Ronaldinho en el tramo final del encuentro, dio al Barcelona la victoria sobre el Zaragoza que necesitaba para aprovechar el tropiezo del Real Madrid ante el Betis y devolver la emoción a la Liga.

El triunfo barcelonista llegó en el minuto 82 en una pena máxima señalada por uno de los auxiliares del colegiado por mano del defensa Juanfran cuando intentaba controlar un balón con el pecho y levantó las protestas de jugadores y público.

Al Zaragoza la derrota le aleja del sueño de acercarse a los puestos europeos y deberá volver a mirar hacia la parte baja de la clasificación para evitar verse inmerso nuevamente en ella.

Desde el pitido inicial el encuentro transcurrió por el guión previsto, con el conjunto de Rijkaard haciéndose con el dominio del balón y el Real Zaragoza esperando para intentar salir a la contra.

El Barcelona movía el balón pero no era capaz de llegar a los dominios del guardameta César Sánchez porque el conjunto local cerraba bien los caminos a su portería. Por contra, era el propietario del terreno el que pisaba con peligro el área de Víctor Valdés, ya que cuando recuperaba el esférico salía al esprint y así gozó de una opción de marcar en el minuto 7, en un centro de Ricardo Oliveira al que no llegó Diego Milito y que Sergio García envió fuera, y en el 24 en un disparo del primero que salió lamiendo el poste de la meta azulgrana.

Un minuto después, despertó el equipo de la Ciudad Condal, que obligó al meta César a salir a los pies del mexicano Giovani Dos Santos.

En la segunda llegada foránea, Deco puso un balón en el corazón del área maña para Thierry Henry que, libre de marcaje, batió con sutileza a César, en una jugada en la que la defensa zaragocista reclamó que el delantero francés se ayudó de la mano para controlar el balón.

El conjunto de Javier Irureta pudo haber igualado la contienda cuando ya la primera mitad agonizaba, en el minuto 43, en el lanzamiento de un penalti cometido sobre Oliveira y que Diego Milito malogró al enviar por encima del larguero.

El Zaragoza salió enrabietado tras el descanso y después de una gran oportunidad de Diego Milito, que salvó milagrosamente con los pies Víctor Váldés, llegó el tanto de la igualada en una contra finalizada por Oliveira en el minuto 53.

El tanto cambió la decoración del partido y el Barcelona, que se había servido del balón para intentar sacar al Zaragoza de su zona, se vio obligado a atacar abiertamente ante un rival crecido que tras el tanto jugó sus mejores minutos y que pudo haberse puesto por delante en el 66 si Sergio Fernández no se hubiera entretenido en boca de gol.

El encuentro transcurrió en un ir y venir hacia una y otra meta hasta la jugada del polémico penalti, que transformado por Ronaldinho, que había entrado en el campo ocho minutos antes, le sirvió al Barcelona para recuperar el sueño de la luchar por la Liga y que posiblemente será uno de los temas de conversación que animará las tertulias deportivas a lo largo de la semana.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios