El Barbate de Lete certifica su descenso

  • La escuadra rojilla no puede con el Pastores, que cede el 'farolillo rojo' al Chipiona

El Pastores se despidió ayer de la temporada y de la categoría con una sonrisa. Una alegría en forma de victoria que contrastó con la tristeza del rival, el Barbate, que consumó su descenso en la barriada algecireña. Los barbateños, que necesitaban un par de carambolas más, ni siquiera pudieron rascar el triunfo que tanto ansiaban. Los de Manuel Armario Lete sucumbieron a la angustia y se volvieron a casa con la cabeza gacha.

El Pastores, a pesar de estar descendido desde hace unas jornadas, cosechó un triunfo que refuerza la moral de los más jóvenes del equipo y que de paso sirvió para que los algecireños se deshicieran del farolillo rojo, un honor que finalmente cargará el Chipiona.

Los de Javier Ventura ajusticiaron al Barbate a la contra. De inicio se vio poco fútbol. Los barbateños intentaron quitarse la presión de la obligada victoria, mientras que los locales buscaron jugar alegre, sin presiones. Pero el estado del césped de La Unión apenas facilitó el toque.

Los algecireños se adelantaron a la media hora tras un centro desde la derecha que Alaba remató. El Barbate encajó el golpe y se lanzó a por la igualada, lo que logró al filo del descanso merced a un buen tiro de Francis.

La segunda parte adquirió una tónica de angustia. Se acercaba el final y los de Lete se fueron arriba a la desesperada. Entonces fue cuando el Pastores mató el partido. Pasado el minuto 90, los algecireños perdonaron una clarísima ocasión, pero a renglón seguido Alvi culminó una contra que dio paso al pitido final.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios