La Balona cae en casa de un líder que al final pide la hora

Un error, el único de bulto que cometió el colegiado Martínez Montalbán. Un desajuste defensivo, el único relevante durante 90 minutos casi intachables. Dos pequeños accidentes se unieron en una misma jugada y dieron al traste ayer con las ilusiones de la Balona de puntuar en el campo del líder. El Marbella acabó apoderándose de una victoria inmerecida, que tuvo que defender en los últimos minutos achicando balones como podía.

La Balona regresó de vacío, pero reforzada. La actitud de los albinegros y su fútbol nada tuvieron que ver con el de las tres últimas semanas y aunque de cara a la clasificación el balance es el mismo, queda el consuelo de que los de La Línea recuperaron esa línea de amor propio, de casta y de sacrificio que exige su hinchada como mínimos. Hay derrotas que sonrojan, como la de Mérida o la cosechada ante el Córdoba B, y otras que abren la puerta a la esperanza.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios