automovilismo campeonato de andalucía de rallies

Aznar arrasa en el Sierra de Cádiz

  • El piloto almeriense se impone en los ocho tramos sabatinos y acumula un minuto y 23 segundos de renta

  • Segunda plaza para el malagueño García y tercera del jerezano Galán

José Antonio Aznar y su Porsche Gt3 dibujan una curva en el tramo de Benamahoma. José Antonio Aznar y su Porsche Gt3 dibujan una curva en el tramo de Benamahoma.

José Antonio Aznar y su Porsche Gt3 dibujan una curva en el tramo de Benamahoma. / ramón aguilar

El piloto almeriense José Antonio Aznar, al volante de un Porsche Gt3, hizo que se diluyeran desde primera hora de la mañana todas las posibilidades de que saltara la sorpresa en la 21ª edición del Rally Sierra de Cádiz, cita puntuable para el Campeonato de Andalucía.

El principal favorito, que en el cortísimo tramo inaugural de la noche del viernes se había visto superado por el malagueño Cristóbal García y su Ford Fiesta, se levantó de la cama con ganas de arrasar y vaya si lo hizo. Se adjudicó triunfos parciales en los ocho tramos sabatinos, no dejando para el resto ni las migajas. Su exhibición comenzó en Benamahoma con motivo del segundo tramo de la prueba organizada por Escudería Sur, en el cual no solo anuló la pequeña desventaja del día anterior sino que acumuló 10 segundos de renta. A partir de entonces fue incrementando la distancia sobre su inmediato perseguidor, el propio Cristóbal García. Este tampoco pasó apuros para conservar la segunda posición pues los restantes no consiguieron acercarse a sus tiempos en ningún instante. La única pugna deportiva en la que apareció la emoción fue la protagonizada por varios pilotos en pos del tercer escalón del ansiado podio. Su ocupante no se decidió hasta los últimos tramos, imponiéndose finalmente el jerezano Javier Galán, que con su Citroen Saxo empleó algunos segundos menos que sus rivales.

El numeroso público, con la asistencia más elevada en el tramo de Benamahoma, disfrutó de lo lindo en una jornada en la que el susto lo proporcionaron en el antepenúltimo tramo el ubriqueño Miguel Ángel Blanco y su copiloto Francisco Calvillo. Perdido el control de su Renault Clio Williams a alta velocidad, se salieron y se estrellaron contra las piedras. Un accidente importante pero, afortunadamente, sin consecuencias físicas de gravedad.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios