Deportes

El Arcos no deja de sangrar

  • La escuadra de Ángel Oliva no cierra su herida al sucumbir en casa del colista

El choque entre Cerro del Águila y Arcos no presagiaba una contienda fácil para amarrar tres puntos y empezar a salir de la zona de descenso o, al menos, poner las cosas difíciles a los conjuntos inmersos en dicha zona. Los locales tuvieron que aguantar el vendaval de juego del Arcos en el primer periodo, que gozaron de innumerables ocasiones para irse al descanso con un marcador muy favorable y amplio. No obstante, en Sevilla se cumplió la máxima del balompié: quien perdona, lo acaba pagando.

Tras el paso por vestuarios, sabiendo que a ninguna de ambas escuadras les iba bien el resultado, provocó que el conjunto local, tras la charla de Juanma Corbacho, entrenador del Cerro, saliese desconocido. Así en el 47' llegó el primer acercamiento, un tiro entre los tres palos a cargo de Chapi.

La única ocasión para los visitantes en este segundo periodo, fue un minuto después, donde Calatayud hizo emplearse a fondo al meta de casa. En el 57' vino la jugada clave del envite. Una falta que el colegiado pitó como tiro franco dentro del área, la botó Barragán, haciendo una jugada de estrategia y llegó a las botas de Luis Prado, que empalmó y la colocó en la misma escuadra del marco de Melli. Tras el tanto, los de casa controlaron bien el partido y en el minuto 65, Ángel hizo una jugada personal y en el mano a mano con Melli le cruzó el balón, rozando por fuera la base del palo. En el 79', Luis Prado se plantó solo ante Melli sin éxito.

Sólo un minuto después, una gran jugada de Barragán, donde desde casi la medular del campo sorteó a todos a los que le salían a su paso y cruzó el esférico ante la salida de Melli. Pese a estar escorado a la derecha, coló el balón por el palo contrario y anotó el 2-0 que certificó el triunfo y fue el premio al buen periodo que habían disputado.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios