Fútbol l Fase de ascenso a Segunda División B

Amago de huelga azulina

  • Los jugadores del San Fernando se niegan a desplazarse a Amurrio al incumplirse lo establecido con la deuda, aunque un nuevo acuerdo les hace dar marcha atrás

Comentarios 6

Después de la alegría, de nuevo vuelven a asomar los problemas en el seno del San Fernando. En el día de ayer se volvieron a disparar los acontecimientos y la plantilla se planteó seriamente la posibilidad de no viajar a Amurrio el próximo domingo.

Los jugadores, según se anunció durante la semana pasada, habían llegado a un acuerdo con el director general, Ángel Serrano, de repartirse el montante de la taquilla, pero cuando el tesorero se personó, a eso de las doce y media de la tarde en el estadio, se dispararon los acontecimientos.

El club anunció que se le abonaría a cada jugador la cantidad de 700 euros, los mismos que se le abonarían al cuerpo técnico y los trabajadores del club.

Los jugadores se reunieron entonces en el vestuario y, hasta las dos y veinte de la tarde, la totalidad del plantel estuvo debatiendo qué hacer.

El portavoz del equipo isleño, Canito, emplazó a los medios de comunicación presentes a las cuatro y media de la tarde para anunciar los pasos a seguir, que según lo presenciado parecían tener mal aspecto.

A la hora establecida volvían las reuniones en el vestuario y una hora y media después los componentes del plantel se personaban en la sala VIP para dar a conocer un nuevo comunicado.

En el mismo, leído por Canito en nombre de toda la plantilla del conjunto de La Isla, se apuntaba que "después de varias reuniones, la plantilla y el cuerpo técnico del San Fernando quieren expresar la primera decisión de convocar una huelga para el día 8 de junio, fecha en la que el equipo se mide al Amurrio".

El motivo principal de la decisión tomada por los jugadores era por "el nuevo incumplimiento del director general, que dio su palabra de que se nos daría lo recaudado en la taquilla, quitando, lógicamente, los gastos del partido".

Canito continuaba señalando a los medios de comunicación que "hemos decidido seguir para adelante pero única y exclusivamente, con mayúsculas, por la afición y nuestras familias, que son los que sufren con nosotros".

Igualmente los componentes del plantel azulino señalaban que "hacemos este comunicado a sabiendas de que no existen garantías de cobrar las mensualidades que nos deben".

El capitán del equipo argumentaba que "esta tarde hemos recibido el compromiso del club y de Ángel Serrano, que nos han comentado que se nos abonará la taquilla íntegra, salvo los gastos del partido y el viaje a Amurrio".

El comunicado finalizaba indicando que "se ha hecho público que se han recaudado 40.000 euros y nos han querido pagar a la plantilla y cuerpo técnico 17.000. Sabemos de las dificultades que tiene el club y los gastos que proporciona, pero habría que salvar lo deportivo. Vamos a intentar por todos los medios no volver ha hablar del tema".

Los jugadores, una vez hecho oficial el comunicado se marcharon hasta la sede social del club, donde cobraron, definitivamente, 700 euros. Aunque todo hace indicar que los problemas seguirán presentes en el seno de la familia azulina.

En el aspecto meramente deportivo, señalar que el conjunto isleño trabajó ayer en una sesión de recuperación y continuará con su trabajo de cara al partido del domingo en tierras vascas. Para el choque, Iriondo no podrá contar con el concurso de Dani Marcos, que tendrá que cumplir el segundo de los partidos de castigo.

La nota positiva estuvo en la presencia de Wicha, que hizo carreras por la banda y todo indica que su recuperación es inminente, mientras que Iván Guerrero y Canito aparecieron en la sesión preparatoria con molestias después del partido del pasado domingo ante el Calahorra.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios