Acuerdo para inaugurar la nueva Tribuna en el año 2010

  • Ayuntamiento y Cádiz entienden que el estadio debe estar terminado para el Centenario amarillo y se estudian las soluciones · La reunión de ayer sirvió como punto de partida para superar las trabas

La celebración del Centenario del club cadista va a marcar el calendario de las obras de la grada de Tribuna, como adelantó este periódico hace dos semanas. Inicialmente el Ayuntamiento había avanzado que en sus planes figuraba el proyecto de concluir la remodelación del estadio Ramón de Carranza en 2012, pero se ha reconsiderado este posicionamiento y ayer quedó claro en la reunión mantenida entre representantes del club y del Consistorio municipal.

Fue una primera reunión de trabajo con vistas a la próxima finalización de los trabajos de construcción del nuevo Fondo Norte del estadio y para sentar las bases de cara a la última de las fases de la remodelación, que comprende la grada de Tribuna. Se acordó que si la situación deportiva del Cádiz fuese la óptima en el último tramo de liga, podría utilizarse la nueva grada, apuntándose en este sentido el partido contra la Real Sociedad del próximo 11 de mayo como el momento en el que la citada grada podría albergar a los aficionados.

Con respecto a la grada de Tribuna, los responsables del club trasladaron al Ayuntamiento su deseo de que la nueva grada esté lista a tiempo para la celebración del Centenario. De esta forma, tanto el propio Consistorio como el club ya están trabajando para solventar las posibles incidencias que pudiera acarrear la construcción de esta grada, fundamentalmente la reubicación de vestuarios y zonas comunes, ubicadas en la grada de Tribuna.

Es el principal problema que hay que sortear en este momento y, aunque la predisposición es buena por ambas partes, encontrar una solución satisfactoria es complicado. Y es que la cuestión está en que cuando se decida derribar la grada de Tribuna, no se podrá usar una supletoria, por lo que los abonados de esta zona tendrán que ser reubicados en otras gradas del estadio. Sin Tribuna, el Carranza perdería algo más de seis mil localidades y el aforo global quedaría limitado a unos 15.000, aproximadamente. Además, habrá que trasladar las oficinas y los vestuarios a Fondo Norte. Aspectos todos ellos imprescindibles para el desarrollo normal de un club deportivo y que necesitan contar con el consiguiente visto bueno en el plano logístico y técnico antes de poder confirmar con rotundidad que no será necesario jugar en otro estadio de la provincia mientras se desarrollan las obras.

Antonio Muñoz Tapia, consejero delegado del club, afirmaba ayer que "el objetivo de todos es que el estadio esté completo para el año 2010. Sabemos que será complicado y vamos a estudiar todos los detalles necesarios. No descarto la posibilidad de tener que irnos a otro campo, pero es algo de lo que no se ha hablado y que hay que evitar a toda costa porque no podemos celebrar un Centenario si no estamos en el Carranza y, sobre todo, porque no hay campos en la provincia con capacidad para acoger a nuestros aficionados".

Se debe estudiar con cuidado cómo reubicar a los abonados de Tribuna, que inicialmente podrían ser trasladados a Preferencia, aunque hay que ver la disponibilidad de asientos para todos. "Todos tendremos que sentir las incomodidades durante dos temporadas. Para el club será un problema importante porque tendrá que mover todas sus instalaciones y para la afición también, porque tendrán sus molestias. Es bueno que el Ayuntamiento y el club estemos en sintonía, pero eso no garantiza nada porque lo complicado es superar las trabas con las que nos vamos a encontrar. Se supone que Tribuna se tiraría en el transcurso del verano y que serían dos los años de obras. Habrá que aguantar las incomodidades", señala Muñoz Tapia.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios