La madurez de Natalie Portman

  • La actriz de 'Cisne negro' regresa a los cines con 'Jackie', de Pablo Larraín, retrato de los días siguientes al asesinato de Kennedy, un trabajo por el que es de nuevo candidata al Oscar.

La conversión de Natalie Portman (Jerusalén, 1981) en Jacqueline Kennedy en Jackie, de Pablo Larraín, que llega hoy a las salas españolas, da pie a un breve recorrido por la trayectoria de una de las actrices más dotadas de su generación. Aquí van algunos títulos de una intérprete admirada por su inteligencia y su encanto, que sobrevivió al desastre de la peor serie de Star Wars y levantó el vuelo como un Cisne negro.

Beautiful Girls (1996)

Hay dos cosas por las que se recordará a Timothy Hutton: por ganar el Oscar como mejor actor de reparto por Gente corriente, el debut como director de Robert Redford, y por esas conmovedoras conversaciones que tenía en Beautiful girls (Ted Demme, 1996) con una lúcida, encantadora, vecina adolescente que interpretaba Natalie Portman. Antes de aquella película deliciosa, esa muchacha ya había cautivado al personal con Léon (El profesional), donde encarnaba a una huérfana de la que se hacía cargo un asesino a sueldo con las facciones de Jean Reno. No había cumplido la mayoría de edad, pero la chica ya demostraba que sabía manejar armas y derrochar inteligencia en su conversación. En Beautiful girls, el personaje de Hutton se preguntaba intrigado qué sería de ella en el futuro, quería saber de su evolución. Y el público también se lo cuestionaba.

Star Wars. Episodio 1 (1999)

Después de esa espléndida presentación, Portman fue solicitada por Woody Allen para sufrir por amor en Todos dicen I love you y por Tim Burton para ser testigo de una alocada invasión extraterrestre en Mars attacks! Pero su papel más recordado por esas fechas, y no precisamente por su enjundia dramática, fue el de la reina Amidala de los episodios I, II y III de Star Wars, una trilogía que ni los fans de George Lucas ven con buenos ojos. Quizás descontenta con la profesión, o simplemente porque necesitaba evolucionar, la actriz aprovechó esos años para estudiar Psicología en Harvard.

Closer (2004)

Más allá del universo de La guerra de las galaxias, Portman había seguido encadenando proyectos como A cualquier otro lugar, junto a Susan Sarandon (1999), o el papel secundario pero jugoso de una joven viuda en Cold Mountain (2003), pero fue Mike Nichols, una figura que la intérprete recordará como un maestro decisivo en su carrera, quien la alejó de esa imagen angelical con la que se asociaba hasta entonces. La stripper de Closer, adaptación de la celebrada obra de Patrick Marber, le reportó un Globo de Oro y su primera candidatura al Oscar.

V de Vendetta (2005)

Antes de ponerse a las órdenes de Milos Forman (Los fantasmas de Goya, 2006) o Wong Kar-wai (My Blueberry Nights, 2007), no precisamente los mejores trabajos de esos cineastas, Portman protagonizó el mayor éxito comercial de su carrera, V de Vendetta. Alan Moore no quedó demasiado contento con la versión, pero la estrella volvió a salir airosa del desafío de ser una heroína de acción en esta violenta distopía ambientada en un opresivo Reino Unido. ¿Alguien ha olvidado esa escena en que le rapan la cabeza?

Cisne negro (2010)

El golpe maestro de Portman, con el que despertó el consenso de la industria en la que llevaba años trabajando, fue Cisne negro, de Darren Aronofsky. Su entrega como una bailarina obsesionada de una manera enfermiza con el reconocimiento le sirvió para conquistar todos los galardones de aquel año: el Globo de Oro, el Bafta y el Oscar se rindieron a su talento.

Jackie (2016)

Quizás por la maternidad de la actriz o por residir en París junto a su marido, el bailarín Benjamin Millepied, Portman no ha tenido demasiada repercusión en estos últimos años. Hizo Thor y su secuela, colaboró con Malick (Knight of Cups), dirigió una adaptación de un libro de Amos Oz (A Tale of Love and Darkness) que pasó bastante desapercibida y se embarcó en la desastrosa producción de La venganza de Jane. Gracias a su alianza con el chileno Pablo Larraín en Jackie, el público y la crítica han recordado que es una de las mejores. Emma Stone (La ciudad de las estrellas) o Isabelle Huppert (Elle) tienen más posibilidades de hacerse con el Oscar este año. Pero Portman ha vuelto, y ahora trabaja con Xavier Dolan en The Death and Life of John F. Donovan. Como aquella adolescente de Beautiful girls, el futuro sigue siendo suyo. Y no hemos perdido el interés en verla.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios