María Cañas revivifica a Walter Popp en su cartel del Festival de Cine

  • La artista audiovisual introduce el fuego "como símbolo del espíritu incandescente" del séptimo arte en la obra que anunciará la 14 edición del certamen europeo, que arranca el 4 de noviembre

Comentarios 2

Fantastic Story fue una revista pulp de ciencia ficción que se publicó durante los años 50 del siglo pasado. El término pulp se refiere a la pasta de pulpa de papel de baja calidad que se usaba para imprimir estas publicaciones encuadernadas en rústica, pensadas para el consumo popular y, por tanto, muy baratas y accesibles. Las revistas y novelas pulp son ahora objeto de coleccionismo, sobre todo desde que el director Quentin Tarantino rodó su exitoso largometraje Pulp Fiction. Sus portadas coloristas, donde monstruos terroríficos se alternaban con sensuales mujeres fatales, son especialmente apreciadas. Y es esa estética vintage la que ha servido a María Cañas (Sevilla, 1972) de punto de partida para el cartel que anuncia el Festival de Sevilla de Cine Europeo 2017, presentado ayer en un acto en el Espacio Santa Clara.

En concreto, Cañas se ha basado en la portada que Walter Popp (Nueva York, 1920), un artista que comenzó su carrera en el cómic, realizó para el número de Fantastic Story publicado en el verano de 1954. En ese número trimestral, por uno de cuyos ejemplares pueden pedirse en internet desde 6 a 150 dólares, se incluyó un relato del escritor Ray Bradbury, Promotion to Satellite.

María Cañas, que se dio a conocer en los 90 con proyectos digitales, es hoy una de las más reconocidas artistas audiovisuales españolas, autora de trabajos tan celebrados y premiados como Sé villana, La Sevilla del Diablo, o el más reciente Expo lío 92, producido por encargo del Centro Andaluz de Arte Contemporáneo (CAAC), que le dedicó una estimulante exposición de media carrera titulada Risas en la oscuridad. Su método de trabajo consiste principalmente en coleccionar y reciclar el abundante material audiovisual existente en el mundo contemporáneo e insuflarle nueva vida. Es una espigadora en la tradición de su admirada Agnès Varda, que recoloca y recompone imágenes para crear con ellas obras derivadas, que a veces asumen la forma de collages o fotomontajes.

"Como símbolo del espíritu incandescente del cine, María Cañas ha introducido celuloide ardiendo en su obra", explicó ayer el equipo organizador del Festival de Sevilla de Cine Europeo, que incidió en la presencia del fuego -símbolo de purificación, del ave fénix y la reinvención continua de la imagen- como una de las claves de lectura de la propuesta.

María Cañas y el delegado de Cultura del Ayuntamiento de Sevilla, Antonio Muñoz, al desvelar el cartel. María Cañas y el delegado de Cultura del Ayuntamiento de Sevilla, Antonio Muñoz, al desvelar el cartel.

María Cañas y el delegado de Cultura del Ayuntamiento de Sevilla, Antonio Muñoz, al desvelar el cartel. / juan carlos vázquez

La estrategia estética y compositiva de Cañas reivindica el dogma del "detritus urbano", es decir, el crear a partir de imágenes existentes a las que aplica su humor inteligente y su discurso crítico y social. "Hay muchos autores que trabajan en la senda de la obra derivada, como Matthias Müller, Larry Jordan, Candice Breitz, Douglas Gordon, Christian Marclay... Y aquí, en nuestro contexto, Alberto González Vázquez o Kikol Grau", explica a Diario de Sevilla.

Cañas se centró en una veintena de imágenes y presentó varias propuestas al festival, que optó finalmente por esta composición, "más elegante en lugar de otras más sangrientas y de tono gore donde monstruos, colosos en llamas y criaturas diabólicas asumían el protagonismo", contextualiza la primera videoartista que realiza el cartel en los últimos años, encargado con anterioridad a pintores como María José Gallardo, Cristina Lama, Curro González, Miguel Brieva o Miki Leal.

Su propuesta, titulada El ojo que lloraba mujeres, es para Cañas "un homenaje al cine de resistencia, crítico y librepensador que promueve este certamen". El fuego, el ojo rasgado de Buñuel, el cine-ojo de Dziga Vértov y la cultura de consumo se citaron en la presentación como otras inspiraciones de un trabajo "cuyas imágenes provienen de la ficción pulp", aclaró la artista, si bien en el acto no se aludió en ningún momento a Walter Popp, cuyo nombre difundió horas después una experta en cómics en un mensaje dirigido a la organización del certamen desde las redes sociales.

Cañas, que ha encontrado en la remezcla la oportunidad de dar una segunda vida y revivificar imágenes populares, "resignificándolas en la línea de lo que hicieron Hannah Höch, Andy Warhol, Roy Lichtenstein y, en nuestro contexto, El Equipo Crónica con El guerrero del antifaz", halló la imagen en distintos sitios web con licencia Creative Commons.

La intención del festival es hacer animaciones a partir de la obra de Cañas que se emitan como cortinillas entre las distintas proyecciones. Sin duda, un cartel posmoderno, arriesgado e iconoclasta para preludiar un festival con carácter que celebrará su decimocuarta edición del 3 al 11 de noviembre.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios