El nuevo sistema de enlaces permite aumentar el número de detenciones

  • La nueva central de comunicación para Policía Local y Guardia Civil comienza a dar resultados

Comentarios 11

El nuevo sistema de comunicaciones implantado por la Junta de Seguridad local, al que tienen acceso de forma conjunta Guardia Civil y Policía Local, está permitiendo una mayor efectividad por parte de ambos cuerpos, lo que se ha traducido también en un mayor número de detenciones y casos resueltos.

El sistema en cuestión consta de una central de comunicaciones, que permite a Guardia Civil y Policía Local estar informados al mismo tiempo de la naturaleza del delito denunciado o de cualquier llamada que se produzca alertando de un suceso. Esta circunstancia permite que hasta el lugar de los hechos puedan trasladarse de forma inmediata tanto agentes de uno como de otro Cuerpo, con lo que las posibilidades de éxito aumentan de manera significativa.

Prueba de ello es el elevado número de detenciones que se ha producido en la presente semana y en cuyas operaciones han participado agentes tanto de la Guardia Civil como de la Policía Local.

Entre las actuaciones que se han producido en los últimos días destaca la resolución de varios casos de robo, la mayoría de ellos tras pillar in fraganti a los autores de los presuntos delitos.

Uno de estos casos, por su carácter inusual, acabó con la detención del presunto autor del robo y del arrendatario de la vivienda. La actuación fue fruto precisamente de una intervención conjunta de la Policía Local y la Guardia Civil.

Los hechos se produjeron en una vivienda ubicada en el número 82 de la calle Nereidas, donde una patrulla fue requerida por un vecino que había oído ruidos en una casa que debía estar vacía en ese momento. Una vez en el lugar, los agentes observaron restos de sangre en un tragaluz que daba acceso a la vivienda. Con objeto de poder acceder a su interior, se requirió la ayuda de los Bomberos, permitiendo la entrada de los agentes.

Allí descubrieron a D.M.A., quien aseguró haber accedido a la vivienda con el único objeto de buscar droga y no de robar, ya que sabía de la existencia de estupefacientes e incluso del lugar donde estaba escondida. Los agentes aguardaron la llegada del arrendatario de la vivienda, F.M.R.A., quien reconoce ser el propietario de la droga. En total, 32 gramos de hachís y 64 de cocaína, una cantidad que, obviamente, descarta toda posibilidad de ser esgrimida en su defensa bajo la excusa de estar destinada al consumo propio. El arrendatario es detenido por un delito contra la salud pública.

Otro de los casos resueltos en los últimos días se produjo minutos antes de las cuatro de la madrugada de ayer después de que un vecino de la calle Virgen de las Lágrimas alertara a la Guardia Civil de la presencia de un individuo que estaba intentando forzar la puerta de entrada a las dependencias de la venta de cupones de la O.I.D. Personada una patrulla de la Guardia Civil observó, a escasos metros de dicho local, una persona que presentaba sangre en una mano y que intentó huir al detectar la presencia de los agentes. La puerta del establecimiento de la O.I.D. se encontraba medio forzada con un gato de vehículo, procediéndose a la detención de dicho individuo, que responde a las iniciales D.R.L-M., de 22 años de edad.

Por otra parte, dos personas fueron detenidas y una tercera imputada como presuntos autores de los delitos de robo, hurto, uso de vehículo a motor y daños.

Los hechos se produjeron en un chalet ubicado en el número 3 de la calle Cártama, de donde fue sustraído, entre otros efectos, un Mitsubishi Montero, que posteriormente apareció calcinado en un descampado. Las investigaciones realizadas por el equipo de la Policía Judicial de la Guardia Civil de Chiclana deparó diversos indicios, que culminaron con la detención de dos de sus partícipes, que responden a las iniciales J.M.M.N. y J.A.T.D, además de la imputación de una tercera persona, J.M.G.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios