La procesión del Corpus recorre el centro bajo un intenso calor

  • Decenas de niños con sus trajes de primera comunión acompañaron a la Divina Custodia

La calles del centro acogieron ayer la procesión del Corpus Christi en una jornada en la que los principales protagonistas fueron los niños vestidos de primera comunión y las altas temperatura que reinó a lo largo del itinerario que realizó el cortejo con la Divina Custodia.

La celebración de esta festividad comenzó con puntualidad en la parroquia de San Juan Bautista (Iglesia Mayor), donde tuvo lugar la eucaristía oficiada por el padre José Manuel Daza Tello ante una concurrida asistencia de fieles que no faltaron a la cita pese al caluroso viento de levante.

Una vez terminada la ceremonia religiosa se procedió la salida procesional poco antes de las once de la mañana con la asistencia de decenas de niños y niñas que este año han recibido la primera comunión y la presencia de representantes de distintas hermandades, así como del Consejo Local de Hermandades y Cofradías encabezado por su presidente Juan Rodríguez-Tenorio.

El calor no restó brillantez a la procesión pero en parte afectó a que hubiera mayor presencia de personas en las calles, si bien fueron muchos los fieles que no faltaron al evento religioso.

Para la ocasión, se engalanaron calles, balcones y se instalaron altares al paso de la Custodia que iba portado por costaleros del Santo Patrón. Asimismo, la comunidad lasaliana realizó una vistosa alfombra en la calle La Vega. Por supuesto, tampoco faltó la lluvia de pétalos de flores durante el trayecto de la comitiva procesional por el centro.

De este modo, la procesión discurrió desde la Iglesia Mayor por el callejoncillo hasta alcanzar la calle Padre Añeto y proseguir hacia las calles La Fuente y La Vega hasta llegar a la calle Padre Caro y enfilar hacia la Iglesia de San Telmo, donde el paso con la Custodia hizo una parada bajo el repicar de las campanas de la parroquia y los sones de música de la Banda Municipal Maestro Enrique Montero.

Posteriormente, el cortejo retomó su camino por las calles La Plaza, La Vega, Artesano Pepe Marín, La Vega y así hasta la Alameda Lora para subir luego por la calle Larga hasta la Plaza Mayor y retornar a la Iglesia Mayor. En esta última parte del recorrido ya se hizo notar aún más el calor entre los niños y niñas de comunión, acompañados de sus padres.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios