La crisis llama a la suerte

  • Chiclaneros y visitantes aumentan su participación en loterías y juegos de azar con el objeto de incrementar sus ingresos en tiempos difíciles para la economía doméstica

Cada vez son más las personas que deciden participar en las diversas loterías y apuestas que ofrece el Estado y la Organización Nacional de Ciegos de España (O.N.C.E) para aumentar sus ingresos. El motivo, la crisis económica que envuelve al país en los últimos meses y que está llevando a que ascienda el número de jugadores con respecto a otras temporadas. A los clientes habituales se han sumado nuevos participantes de la localidad así como los miles de veraneantes que acuden a pasar sus vacaciones. Así, estadísticamente las cifras han aumentado en participación aunque las recaudaciones se mantienen y no presentan ningún tipo de variación, afirma Leonor Benítez Verdugo, propietaria de la Administración número 1.

Pese al incremento en la participación, la apuestas se ven más repartidas de modo que "quienes antes pagaban unos 5 euros ahora sólo invierten tres" asegura Laura Panés empleada de otro despacho. Por otro lado, Esther Cornejo, propietaria de la Administración número 4, añade que las apuestas de un euro se han convertido en las más demandadas, además de participar en sorteos de todo tipo y añade, sorprendida, que la lotería de Navidad ya se ha vendido un 30%. Del mismo modo, expresa que , "suelen llegar a ventanilla y pedir que le echemos en la máquina para todos los sorteos".

En este sentido, de los distintos tipos de apuestas que existen, el Euromillón se ha convertido en el principal reclamo de los jugadores debido al bote que ofrece cada semana. El resto de juegos de azar como la Primitiva, la Bonoloto y el Gordo siguen siendo los favoritos para traer la suerte en tiempos de crisis. Por lo que, "cualquier sorteo es bueno para apostar y que te toque" explica Miguel Domínguez mientras, fiel a la Primitiva de los jueves, deposita la suerte en una máquina. De este modo, algunos como Alicia Benítez fomentan su participación, ya que mantiene la ilusión de que un día "me sorprenda la fortuna" y otros, como Lucía Fernández, aseguran que no está comprando más con la crisis sino que sigue jugando con sus compañeros a la Primitiva y a los cupones de la O.N.C.E, "como siempre".

En relación a los sorteos que ofrece la O.N.C.E, fuentes cercanas a la Administración aseguran que las ventas se mantienen respecto al año anterior. El cupón ordinario y los sorteos extraordinarios del viernes y del domingo son los más arraigados en las personas de todas las edades aunque sobre todo a partir de los 30 años en adelante. No obstante, el resto de los productos que ofrece, como el Rasca y el 7/39, también se van haciendo hueco entre la población. En esta ocasión se aprecia la notable participación de los jóvenes aunque en un porcentaje menor a nivel general.

Por otro lado, el perfil de los clientes del resto de apuestas del Estado responden a personas con edades entre los 30 y 70 años, aunque la intervención de los jóvenes se está notando más a través de apuestas grupales en este tipo de loterías. Los días de mayor afluencia suelen ser los lunes, martes y jueves y, sorprendentemente a finales de mes se observa cierto incremento porque "hace más falta", explican en una administración en la que aseguran que los chiclaneros gastan a la semana unos 10 euros.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios