Los comerciantes hablan de "situación límite" y piden que no se retrase más el arreglo de las calles

  • El sector lamenta la situación de desventaja en momentos de crisis y con las rebajas iniciadas

Los comerciantes afectados por las obras de la Plaza Mayor aseguraron ayer que se encuentran en una "situación límite" y que un nuevo retraso en el proceso de urbanización de las calles que se localizan en torno a la Plaza Mayor supondría un golpe casi definitivo para la continuidad de muchos de los establecimientos que se localizan en la zona.

En opinión de los afectados, "estamos ante una situación que no se puede prolongar más, ya que son muchos los meses que llevamos perdiendo ventas y, como era previsible, los recursos para poder responder a esta situación son ya casi inexistentes y más aún", añadieron, "en medio de una etapa de crisis".

Por ello, los comerciantes esperan y confían en que, tanto Ayuntamiento como empresa adjudicataria de las obras de la Plaza Mayor, entiendan la situación e impulsen, "ya de una forma definitiva y decisiva, una actuación de la que dependemos para recuperar una situación de normalidad que perdimos hace meses y que ha reducido la entrada de clientes a la mínima expresión".

Y es que los comerciantes de la zona, a los que desde el principio no se les tuvo en cuenta de cara a posibles ayudas por el revés que, obviamente, iban a sufrir en sus establecimientos, asisten al inicio de una nueva campaña, en esta ocasión la de verano, a la que se han unido las ofertas y, como ya sucediera en Navidad, no van a poder aprovechar.

"Hemos sido infinitamente pacientes y consideramos que ha llegado el momento de que se nos dé una solución definitiva", concluyeron.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios