El alquiler con opción a compra será la base de la política de viviendas

  • Los estudios realizados por el Consistorio revelan que este tipo de pisos son los más demandados · Las promociones que se levantan en Panzacola y Los Carriles podrán ser ocupadas antes de final de año

Los pisos protegidos de alquiler con opción a compra marcarán la política municipal de viviendas, según aseguró ayer el alcalde de Chiclana, Ernesto Marín. Esta decisión ha sido adoptada como consecuencia de los estudios realizados por Emsisa sobre la demanda actual. La intención municipal, no obstante, queda condicionada por el futuro Plan Andaluz de Vivienda 2008-2012 que será aprobado el próximo mes de junio por el Parlamento regional.

Por este motivo y por el hecho de que se ha creado una nueva Consejería de Vivienda y Ordenación del Territorio, que estará presidida por el alcalaíno Gabriel Almagro, el Ayuntamiento de Chiclana tendrá que limitarse de momento a ceñirse a las calificaciones ya aprobadas para las viviendas que actualmente se levantan en Los Carriles y Panzacola y las que se construirán próximamente en la calle Cuba, todas ellas destinadas al régimen de alquiler.

Y es que, por ahora, el Ayuntamiento desconoce cuáles serán las directrices que marcará la nueva Consejería de Vivienda y si entre éstas estará o no la calificación de uso.

En cualquier caso, Ernesto Marín sí ha avanzado ya que el equipo de gobierno otorgará "máxima prioridad" a la política municipal de vivienda y que ésta estará marcada fundamentalmente por "la construcción de pisos en régimen de alquiler con opción a compra".

Actualmente, en Chiclana se están construyendo dos promociones de viviendas protegidas, ambas destinadas al alquiler. Según los datos aportados ayer por la delegada municipal de Vivienda, Teresa Ruiz-Sillero, "una promoción se terminará en septiembre y la otra en noviembre, lo que garantiza que antes de final de año puedan estar ocupados estos pisos".

Para estas casas se han presentado un total de 605 solicitudes, una vez cerrado ya el plazo de admisión. De ellas, 248 corresponden a las 12 viviendas que se están construyendo en Panzacola, mientras que las 357 restantes tienen como objetivo los 23 pisos que se levantan en Los Carriles.

Según Ruiz-Sillero, "se trata de un número de solicitudes bastante aceptable y de cuyo proceso de entrega nos sentimos muy satisfechos".

Ahora, una vez cerrado el plazo de admisión de solicitudes, se publicarán las listas provisionales de los solicitantes, abriéndose un nuevo plazo de diez días para que estos aspirantes puedan aportar la documentación necesaria en caso de que se hayan observado errores o falta de documentos. Tras el correspondiente periodo de alegaciones, se procederá a la publicación de las listas en las que figurarán ya los aspirantes a conseguir una vivienda en las promociones de Los Carriles o Panzacola, cuyo sorteo se efectuará tras el verano.

El propio alcalde, Ernesto Marín, resaltó el proceso que se ha seguido para facilitar la entrega de solicitudes a los aspirantes a una vivienda, destacando que "ha sido totalmente transparente y de forma muy distinta a como se venía realizando hasta la fecha. Ha estado abierto a todo el mundo y no ha existido oscurantismo".

Marín también destacó la nueva promoción que en breve se va a iniciar en la calle Cuba y que, al igual que sucede en las dos anteriores, va a estar reservada para régimen de alquiler.

En este sentido, tanto el alcalde como la delegada municipal de Vivienda matizaron ayer que "se han realizado gestiones ante la Junta de Andalucía para cambiar la calificación de estas viviendas y dedicarlas a alquiler con opción a compra, pero no ha sido posible y antes de retrasar su construcción hemos preferido dejarlo como estaba. Se trata de un situación que hemos heredado del anterior equipo de gobierno".

De este modo, las viviendas de la calle Cuba, actualmente en proceso de licitación, se dedicarán exclusivamente a régimen de alquiler, con un máximo de cinco años de contrato, al igual que sucede en Panzacola y Los Carriles.

Esta circunstancia ha motivado numerosas críticas por parte de los aspirantes. Por ello, y para evitar problemas en el futuro, Teresa Ruiz-Sillero asegura que "a todos los aspirantes se les ha dejado muy claro que el contrato de alquiler es por un año con un máximo prorrogable de cinco y que luego deberán abandonar esas viviendas".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios