El cierre de La Victoria comienza a deparar problemas colaterales

  • Los colectivos afectados anuncian movilizaciones si no hay solución antes de final de semana · El vertedero de El Chaparral está recibiendo ya contenedores con restos de obras a pesar de la prohibición

Comentarios 2

El cierre del vertedero de La Victoria, decretado y ejecutado por la Junta de Andalucía, ha comenzado a provocar ya los primeros efectos colaterales en la localidad. Por una parte, con la acumulación de contenedores con restos de obras en el polígono industrial de Pelagatos. Por otra, con el vertido casi incontrolado que se está llevando a cabo en El Chaparral, a pesar de que su actividad está limitada a la recepción de escombros limpios. Y por último, con el anuncio, por parte de los colectivos afectados, de posibles movilizaciones si no hay solución antes de final de semana.

De momento, el gobierno municipal cuatripartito asegura estar realizando "gestiones para encontrar una finca que pueda servir como punto de acopio provisional".

Esta falta de soluciones es corroborada por el presidente de la Asociación de Maquinistas de la Bahía, José Luis Peña, quien asegura que "estamos igual que el primer día que se cerró el vertedero y por ahora ni nos han llamado ni se ha encontrado solución."

Precisamente, esta falta de soluciones está comenzando a preocupar de forma seria a los colectivos afectados, ya que, según denuncia José Luis Peña, "la actividad se está paralizando y esto afecta a muchos sectores, no sólo al de transportistas y maquinistas. No hay trabajo porque los contenedores no pueden ser descargados. Y si no hay trabajo, no hay ingresos".

Por ello, según confirmó ayer a este Diario el presidente de la Asociación de Maquinistas de la Bahía, los colectivos afectados sólo están dispuestos a aguardar hasta mañana viernes. Si para entonces no hay solución, durante el fin de semana se iniciarán las conversaciones con los colectivos afectados, "que incluiría incluso al comercio local", con objeto de estudiar las medidas de protestas que se llevarían a cabo a partir de la próxima semana, entre las que no se descarta "colapsar la ciudad con maquinarias, camiones y personal afectado", según ha adelantado José Luis Peña, quien matizó, no obstante, que las medidas de protesta se ejecutarían "siempre con el consenso de todas las partes implicadas".

Por su parte, el delegado municipal de Medio Ambiente, José Pedro Butrón, asegura no comprender a qué se debe el hecho de que los contenedores se estén acumulando en Pelagatos y tampoco acierta a entender que estén estudiando la posibilidad de iniciar movilizaciones cuando, según recuerdan, "existen dos vertederos autorizados en la ciudad para el depósito de escombros, como son La Victoria y El Chaparral. Es cierto que pueden ser más caros, pero es lo que dice la ley".

Sin embargo, el problema de los transportistas no es de escombros en sí. La dificultad que se les presenta para el depósito del contenido de sus cubas es que estos escombros proceden, en gran medida, de restos de obras y contienen basuras, por lo que no cuentan con autorización para el depósito en los dos puntos autorizados, donde sólo se pueden verter los denominados escombros limpios. A pesar de esta prohibición, ayer, sin embargo, se estaban depositando restos de obras, con todo tipo de materiales, incluidas latas de pinturas, tubos y hasta fregaderos.

Butrón ha asegurado que desde su Delegación se están llevando a cabo "todas las gestiones necesarias para habilitar, en el plazo de tiempo más corto posible, un punto de acopio donde se pueda verter, de forma provisional, tanto la basura como los restos de obras".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios