Reconocimiento a una labor pionera

"Lo importante no es ser pionero, sino constante". Estas palabras, pronunciadas ayer por el alcalde de Chiclana, Ernesto Marín, resumen, a la perfección, las dos características fundamentales del programa municipal de absentismo escolar, una iniciativa que, en opinión del primer edil, "sería imposible de desarrollar sin la participación y la implicación de diversos colectivos".

Por ello, por la implicación, por la dedicación, por la constancia y por sus positivos resultados, la Delegación municipal de Educación quiso reconocer ayer la labor desempeñada por algunos de estos colectivos, personalizándolos en nombres propios.

Así, el mundo de la docencia, el empresarial y el judicial se dieron cita en el Salón de Plenos para recibir el reconocimiento municipal a una labor que "cada vez implica a un mayor número de personas", según destacó el delegado de Educación, Agustín Díaz.

La relación estaba compuesta por una treintena de nombres, si bien algunos de los homenajeados no pudieron estar presentes en el reconocimiento, excusando su asistencia por motivos laborales o personales, casos del Juez de Menores de Granada, Emilio Calatayud; o de la Fiscal Jefa de la Audiencia Provincial de Cádiz, Ángeles Ayuso.

Ellos, junto con un amplio equipo de profesionales de diversos ámbitos, han logrado que durante el pasado curso escolar se incrementara de forma significativa el número de casos de absentismo detectados hasta alcanzar ya los 70.

El reconocimiento tributado ayer no estuvo centrado en cargos, sino en personas, a pesar de que en la lista aparecían profesionales de tan reconocido prestigio como los fiscales de Menores de Cádiz, Jerez y Granada; la Jueza Decano de los Juzgados de Chiclana, o la Fiscal Jefa de la Audiencia Provincial de Cádiz. Y es que junto a ellos, también tuvieron honor de compartir el Salón de Plenos no sólo el equipo municipal compuesto por Verónica, Antonio, Mari Carmen, Aurora o los agentes municipales Sergio y Salvador, sino también por trabajadores, como los auxiliares de Justicia Ana García y Jesús Camacho; los integrantes de Teatrín, Mariló Arteche y Angelines Domínguez; o incluso los representantes de las AMPAS de los colegios Atlántida y José de la Vega.

Fue precisamente Salvador, uno de los agentes de la Policía Local que forman parte del equipo responsable del programa municipal de absentismo, quien dejó claro desde el principio que se trataba de un acto "sencillo y cercano, pero sobre todo sincero", que ante todo pretende reconocer la labor de "los que están a pie de obra en los centros educativos de Chiclana".

Por su parte, algunos de los homenajeados aprovecharon la ocasión para destacar también la importancia de este programa. Así, por ejemplo, Ricardo Barea (CCOO), resaltó que "una apuesta por la educación es una apuesta por la sociedad", por lo que, a su entender, "las tareas educativas necesitan de la participación de todas las partes implicadas".

También intervino el Juez de Menores de Jerez, José Miguel Martínez del Campo , cuya experiencia adquirida en el País Vasco resultó fundamental para la implantación de este programa. A pesar de ello, Martínez del Campo considera que no ha hecho "nada", afirmando que tan sólo se limitó a "contarles una historia y ellos la han llevado a cabo".

El juez estima que "el problema más grave de la Justicia es su imagen", por lo que insiste en destacar que "cuando alguien esté presente ante un juez, un fiscal o un agente de la autoridad debe estar tranquilo porque están para defender los derechos de los ciudadanos".

Su filosofía se basa en que "cuando alguien comete un error debe pagar su precio, pero también debe tener una segunda y una tercera oportunidad", apostando por "enseñarle una tarjeta amarilla y no la roja, porque si no reincide, habremos ganado un joven para la sociedad".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios