La Plataforma pide una Ordenanza de Regularización con garantías

  • Entiende que debe ser el documento que dé seguridad jurídica al proceso en caso de que los tribunales vuelvan a tumbar el PGOU

La Plataforma de afectados por la Regularización de Viviendas ha hecho públicas algunas consideración en relación con el proceso de aprobación del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) que se está desarrollando en la actualidad. En este sentido, desde dicho colectivo se apunta que "con la segunda aprobación provisional del PGOU, exposición pública y nueva presentación de alegaciones, todo parece indicar que posteriormente y al finalizar el proceso la Junta de Andalucía, con su ambiguo informe jurídico, procederá a darle su visto bueno. Por lo tanto, el nuevo PGOU nace con la amenaza de impugnación ante los tribunales por las asociaciones ecologistas, que con todo fundamento defienden".

Por ello, la plataforma deja constancia de que "este documento es clave para Chiclana, y en concreto para el proceso voluntario de regularización y dotación de servicios básicos a las viviendas del extrarradio y la forma de articularse este procedimiento es mediante las Ordenanzas Municipales". En este contexto, según explican, "las comunidades de propietarios, asociaciones y federaciones reunidas durante el pasado fin de semana con la plataforma coincidimos y advertimos de que las Ordenanzas de Regularización tiene que ser el elemento fundamental para que en caso de que el PGOU vuelva a caer por los tribunales no provoque desigualdades e injusticias, inversiones a medias o que las cantidades abonadas caigan en saco roto, como las entregadas a cuenta en las Ordenanzas de 1999 que se perdieron en el limbo de la Tesorería Municipal".

Asimismo, desde el colectivo vecinal se pide que "Urbanismo debe ser especialmente sensible a esta cuestión y plantear con la mayor precaución medidas para que, por encima de todo, los afectados tengan la seguridad jurídica plena". "El borrador actual de las Ordenanzas recoge reivindicaciones de la Plataforma acordadas en el protocolo con Urbanismo en marzo del 2011 y dispone de suficientes herramientas, que siendo bien utilizadas otorgan la flexibilidad necesaria para el proceso -continúa, al tiempo que insisten en que- no obstante, aún falta por perfilar y determinar cuestiones fundamentales como costes, plazos, subvenciones, contratación temporal de servicios o aplicación para la urbanización de todo lo recaudado por el aprovechamiento de la administración".

Por último, los representantes vecinales manifiestan que "la figura del AFO (Asimilado a Fuera de Ordenación) es clave para dotar de servicios básicos las áreas de regularización, y junto con las modificaciones de la LOUA garantizar la legalidad necesaria para dinamizar de una vez por todas el extrarradio".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios