Originalidad y color en un multitudinario pasacalles escolar

  • Por la noche, las coplas volvieron a cobrar protagonismo en Las Bodegas

Comentarios 1

Unos 3.000 escolares, acompañados por sus padres, madres y profesores, tomaron en la tarde de ayer las principales calles del centro de la ciudad inundándolas de papelillos y serpentinas. La alegría característica del Carnaval hizo acto de presencia desde primera hora de la tarde, cuando muchos de los escolares de la localidad se congregaron ataviados con sus disfraces en la plaza de Las Bodegas, desde donde partieron para recorrer el casco urbano coreando las canciones más típicas de la fiesta.

El ingenio y la creatividad de los más pequeños y de sus profesores se reflejaba en los disfraces de muchos de ellos. Unos atuendos que iban desde una simple sábana que convertía a los escolares en fantasmas, o una bolsa de basura que, con un poco de imaginación, se convertía en una bolsa de caramelos, hasta disfraces mucho más sofisticados. Algunos, como el colegio SAFA, mostraron diferentes culturas y nacionalidades caracterizándose por grupos como rusas, mejicanas, árabes o chinas; otros, como el Carmen Sedofeito, desempolvaron los disfraces de Halloween para lucirlos también en febrero o, en el caso de El Castillo, eligieron un cuidado tipo de campesinos.

Entre los más artesanales se pudieron ver, entre muchas otras indumentarias, las ideadas por el colegio Niño Jesús que, bajo el lema "el colegio con más pelotas", iban disfrazados de balones del Cádiz y de animadoras, o el CEIP Atlántida que, disfrazados de latas de refresco o conservas, envases de zumo y contenedores de reciclaje invitaban a todos los participantes y espectadores del pasacalles escolar a ser un poco más ecológicos.

Así, durante más de dos horas, simpáticos guerreros, payasos, samurais, piratas y otros muchos personajes llevaron el espíritu más tierno del Carnaval a todos los rincones del centro de la localidad en la antesala de la Gran Cabalgata del Humor, que se celebrará esta tarde.

Por la noche, las coplas fueron de nuevo las protagonistas en la plaza de Las Bodegas, donde se dieron cita no sólo las agrupaciones locales, sino también dos de las más esperadas en el pasado concurso del Falla, la chirigota del Selu 'Tó pa ella' y la comparsa de Joaquín Quiñones, 'El jardín de las maravillas'.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios