El Museo de Chiclana acoge la exposición 'Una Riqueza Compartida'

  • La muestra, dedicada al tercer centenario del traslado de la Casa de Contratación a Cádiz, estará abierta al público hasta el 12 de noviembre

Una joven frente a documentos expuestos en las dependencias municipales. Una joven frente a documentos expuestos en las dependencias municipales.

Una joven frente a documentos expuestos en las dependencias municipales. / Nacho Frade

La exposición 'Una Riqueza Compartida. Chiclana en el III centenario del traslado de la Casa de Contratación a Cádiz' abrió ayer al público en el Museo de la Ciudad, junto a la Plaza Mayor, y estará expuesta hasta el próximo 12 de noviembre.

La delegada de Cultura, Pepa Vela, explicó que esta exposición muestra el amplio patrimonio con el que cuenta el Archivo Municipal y que es desconocido para todos. "Ha sido Diego Vidal, responsable del Archivo Municipal, el encargado de recopilar todos los documentos que forman parte de esta muestra y que dan a conocer lo que supuso para la zona el traslado de la Casa de Contratación a Cádiz", expresó la edil, señalando también que "a Chiclana llegó la riqueza del momento, que podemos admirar hoy en día en las casas señoriales, el Arquillo del Reloj o la propia Plaza Mayor, que empezó a construirse en aquel momento".

Diego Vidal dijo que desde el Archivo se ha seleccionado una serie de piezas documentales para que el visitante pueda apreciar cómo era la Chiclana del siglo XVIII. Por ello, se pueden apreciar documentos como los autos de buen gobierno o los censos padronales, así como la parte administrativa. "También contamos con otros documentos relacionados con la milicia, la educación, la religión o el censo de tabernas. Todo esto está acompañado de cartelas didácticas para que los visitantes puedan entender la situación y el contexto del documento en cuestión", añadió.

El marco en el que se encuadra esta muestra comienza a finales del siglo XVII, momento en que ya operaba, de facto, Cádiz como puerto de operaciones para el comercio con Indias, puesto que la cabecera de flota ya estaba en Cádiz desde 1680. En 1717, con el traslado de la Casa de Contratación al puerto de Cádiz, esta situación de facto pasa a serlo de derecho.

Chiclana, no sólo como huerta de Cádiz, sino como lugar de reposo y recreo de la gente con recursos, vinculada al comercio ultramarino, sale muy beneficiada de esta coyuntura. No en vano, gran parte de nuestros edificios mejores, tanto civiles como religiosos, datan de esta época.

De ello trata esta exposición, que se abre con una reflexión sobre el hallazgo del continente americano y de las posibilidades (hubo otras) de comercio, no sólo nuevos productos, sino un nuevo mercado a efectos de receptores allá de productos de aquí. Tras este preámbulo, la exposición se centra en la vida de Chiclana durante el XVIII, el pueblo, sus gentes y la vida recogida entonces en documentos escritos que el archivero, Diego Vidal, ha rastreado en el Archivo Municipal durante meses con esta exposición en su horizonte.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios