Hosteleros de La Barrosa vaticinan el "caos" de las obras en la primera pista

  • Responsables de los establecimientos critican la eliminación de casi dos centenares de aparcamientos y la imprevisión a la hora de ofrecer alternativas · Las terrazas, además, tendrán menos espacio

Comentarios 16

El descontento con las obras de remodelación en la primera pista de la playa de La barrosa se palpaba ayer entre los responsables de los establecimientos hosteleros ubicados en esa zona del litoral chiclanero.

Las imprevisiones en el desarrollo de esas obras y el desconocimiento de cómo va a quedar esa franja costera tras los trabajos son aspectos que preocupan a los hosteleros, quienes temen salir perjudicados con este proyecto que comenzó con buenas expectativas pero que parece que se está torciendo, según la impresión de los afectados.

Lo que más inquieta a los hosteleros de la primera pista es el hecho de que se haya suprimido casi dos centenares de aparcamientos en la explanada cercana a Torre Bermeja. Pero más preocupante aún, en boca de los afectados, es la ausencia de alternativas por parte del Ayuntamiento para paliar, al menos, esa eliminación de estacionamiento. Algunos critican esa falta de planificación al no entender que un proyecto de ese calado no tenga una visión en conjunto y que no se hubiera previsto las repercusiones, sobre todo teniendo en cuenta que es una iniciativa que se planteó hace ya tres años.

Cabe recordar que las obras de remodelación en la citada explanada contempla la construcción de un edificio multiusos de dos plantas dónde irían servicios municipales y cabe la posibilidad de que en esas instalaciones se ubiquen Policía Local y Protección Civil, entre otros. Además, se levantará un anfiteatro para el desarrollo de actos y se creará un espacio ajardinado con pérgolas. "Tememos que toda esa zona se convierta en un lugar para el botellón", dijo con inquietud una responsable de uno de los establecimientos.

Los hosteleros opinan que la colocación del edificio en ese solar, donde antes aparcaban un elevado número de coches, resultará "un caos" porque los usuarios tendrán que buscar en zonas más alejadas un lugar donde estacionar, algo que ya se comienza a ver durante los fines de semana ya que muchos vehículos tienen que desplazarse hasta costa Sancti Petri. Pero lo peor está por llegar a juicio de los responsables de restaurantes y bares de la primera pista al vaticinar que en verano crecerán las dificultades de forma considerable a la hora de aparcar.

Los hosteleros también se quejaron de que aún no haya decidido nada con respecto a las zonas de cargas y descargas de mercancías para abastecer a sus establecimientos. Ahora, algunos camiones cargados de bebidas y alimentos aparcan donde pueden procurando no entorpecer el tráfico, una misión complicada durante los fines de semana y que se hará mucho más difícil durante las fechas de las fiestas de Carnaval o Semana Santa.

Sorprendentemente se desconoce aún si la bajada hacia la primera pista será de un sólo sentido o no, según se quejaron ayer los hosteleros, quienes creen que esa regulación del tráfico se aplicará según las escasas informaciones que poseen al respecto.

Lo que sí saben ya los hosteleros es que todos ellos deben colocar toldos uniformes y del mismo color en la zona de terrazas, un espacio que ha sufrido un recorte para dejar libre una vía para el paso de ambulancias u otros servicios de urgencia. Salvo estos aspectos y algún otro, los afectados desconocen otros asuntos relevantes para el futuro de sus negocios. Además, algunos comentaron ayer que el Ayuntamiento podría terminar las obras antes del verano, otros en septiembre y otros ni lo sabían debido a la informaciones a cuenta gotas que ofrece el Ayuntamiento. En lo que sí coinciden con rotundidad es que a estas alturas no hay nada claro.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios