Emsisa y Urbanismo fijan las bases de cara al Plan Andaluz de Vivienda

  • El documento deberá ser remitido a la Junta antes de final de mes · El proyecto municipal contempla la construcción de más de 2.000 viviendas protegidas · La Gerencia analiza la disponibilidad de suelos

Comentarios 8

La empresa municipal de Vivienda, Emsisa, y la Gerencia Municipal de Urbanismo sentaron ayer tarde las bases de las actuaciones que deberán ser incluidas en el próximo plan municipal de viviendas, un documento que tendrá que ser remitido antes de final de mes a la administración autonómica para su inclusión en el Plan Andaluz 2008-2012.

En esta reunión estaba previsto analizar también la situación de Miralrío, aunque "por falta de tiempo hemos decidido aplazarlo hasta la próxima semana", según confirmó José Pedro Butrón.

Según anunció a finales del pasado mes de abril el vicepresidente primero de la Junta de Andalucía y consejero de la Presidencia, Gaspar Zarrías, el objetivo del ejecutivo autonómico es proceder antes del verano a la aprobación de este Plan Andaluz de Vivienda. Este compromiso irá también acompañado de una inminente cesión de suelo a diversas empresas constructoras con objeto de que pueda iniciarse la construcción de las primeras 8.000 viviendas de protección oficial (VPO).

El proceso se completará, además, con la aprobación de la Ley de Vivienda antes del próximo otoño, según ha confirmado públicamente el consejero de la Presidencia. En este sentido, recordó que el objetivo de la futura Ley, que ya inició su tramitación como anteproyecto en la anterior legislatura, es que "una familia pueda acceder a una vivienda con una serie de condiciones adecuadas", ya sea en régimen de alquiler o en propiedad, y que el porcentaje de pago en cualquiera de los casos no supere el 30 por ciento de sus ingresos".

El objetivo que se ha marcado la Junta de Andalucía con estas medidas, contempladas en el proyecto electoral presentado por el PSOE en las últimas elecciones autonómicas, es "acabar con el problema de la vivienda en un plazo máximo de diez años".

Sin embargo, los antecedentes, al menos a nivel local, no son nada halagüeños, según puso ayer de manifiesto a este Diario el propio delegado municipal de Urbanismo, José Pedro Butrón.

Y es que, según el análisis realizado conjuntamente por la empresa municipal de Vivienda y por la Gerencia de Urbanismo, "en el anterior Plan municipal de Vivienda tan sólo se ejecutó un diez y pico por ciento del total, ni siquiera un 11 por ciento de las más de dos mil viviendas que estaba previsto construir".

En base al citado análisis y, sobre todo al reducido grado de cumplimiento, Butrón adelanta que "será necesario volver a incluir en el próximo Plan de Viviendas la mayoría de las que fueron incluidas en el anterior".

Esta circunstancia motivará que para el periodo 2008-2012, años de vigencia del Plan Andaluz de Vivienda, se contemple en Chiclana la construcción más de dos mil casas protegidas tanto en régimen de alquiler como de venta.

El delegado de Urbanismo considera que "el anterior Plan municipal de Viviendas no fue más que una carta a los Reyes Magos, porque no se cumplió prácticamente nada de lo que prometieron".

De momento, Emsisa y Urbanismo ya han sentado las bases de actuación y para ello la Gerencia está realizando un estudio de los suelos disponibles en la localidad con objeto de determinar el volumen máximo que se podrá alcanzar en función de las necesidades y, sobre todo, de las posibilidades de suelo. Este estudio incluye la posibilidad de construir las 1.200 viviendas previstas junto al río Iro, siempre y cuando "se adopte una solución técnica para evitar las crecidas y que no tiene que pasar obligatoriamente por la construcción de la presa contra avenidas".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios