"Chiclana se juega más que otras ciudades en estas elecciones"

  • "Los andaluces tienen motivos de peso para acabar con el régimen socialista"

Comentarios 29

El próximo 9 de marzo el Partido Popular de Chiclana podría volver a sentar en el Parlamento Andaluz a una de sus representantes. Teresa Ruiz-Sillero Bernal, actual delegada de Vivienda y tercera teniente de alcalde, está llamada, salvo sorpresa mayúscula, a tomar el testigo que cuatro años atrás dejó su ya excompañera de formación, Rosario Mateos. Un puesto al que, según destacó el propio candidato popular a la presidencia de la Junta de Andalucía, Javier Arenas, opta por "su valía personal y profesional" y en reconocimiento a los logros alcanzados en los últimos meses por el partido en la localidad.

- ¿Esperaba usted su inclusión en las listas y, además, en un puesto que prácticamente le garantiza su presencia en el Parlamento?

- La verdad es que no. Sabía, eso sí, que en la dirección del partido estaban muy contentos con nuestro trabajo y nuestra llegada a una Alcaldía que era un fortín socialista y también que Arenas valoraba mi trabajo en la Secretaría provincial de Turismo, pero de eso a ser candidata existía un paso que yo no calculaba a imaginar. Además, los que me conocen saben que soy persona de partido y que en mi horizonte, lejos de toda ambición personal, se antepone el trabajo para y por el interés común de los ciudadanos y del PP.

- ¿Tiene previsto renunciar a sus responsabilidades municipales de salir elegida?

- Ni mucho menos. Es más, desde el momento en el que conocí la noticia de que iba a estar en las listas al Parlamento dejé muy claro que, antes que a nadie, yo me debía a mi dirección local, a mi presidente, Nicolás Aragón, y a mi secretaria, María Luisa Guerra, y que, por tanto, iba a seguir desempeñando, junto a las presumibles tareas de parlamentaria, las responsabilidades que me encomendaron mi partido y la propia ciudadanía con su respaldo en las urnas.

- Tanto Arenas como Sanz han dicho que la llegada del PP a la Alcaldía de Chiclana es un acicate y prueba de que puede ocurrir lo mismo en Andalucía. ¿Cree usted que va a ser así?

- Yo creo, y tenemos testimonios muy cercanos aquí en Chiclana, que entre los andaluces existe cierto miedo a posicionarse en contra de un régimen que ha hecho y desecho lo que le ha dado la gana en Andalucía durante más de 20 años y que, como se está demostrando ahora en nuestra localidad, no duda en castigar a quien o a quienes no lo respaldan una y otra vez con su voto, un voto del miedo. No obstante, también sé que los ciudadanos y los empresarios, grandes víctimas de los engaños del PSOE, son conscientes de que es necesario que se produzca un cambio que, además de regenerar la vida política andaluza, inyecte y ponga en marcha los proyectos obligados para que nuestra región no siga a la cola de España. Por ello, al igual que ha ocurrido en Chiclana, estoy segura de que los ciudadanos van a dar su apoyo al PP y a Arenas, un candidato infinitamente más preparado y cercano a los problemas reales de la gente que Chaves.

- ¿Se juega Chiclana más que en otras ocasiones en estas elecciones andaluzas?

- Los hechos de los últimos meses hablan por sí solos y, por tanto, es obvio que, frente a un PSOE que de seguir mandando en Andalucía ya ha dejado claro que va a frustrar y zancadillear todos los proyectos del cuatripartito y, en consecuencia, el desarrollo de Chiclana, los ciudadanos tienen la oportunidad de confiar su futuro a un candidato y a un partido que han hecho suyos compromisos tan importantes como un hospital comarcal, la Ronda Oeste, 1.600 viviendas de VPO, un Palacio de Congresos, el Plan de recuperación de Sancti Petri y, entre otras muchas cosas, un tranvía con el consenso del Ayuntamiento de Chiclana, esa institución local a la que el PSOE, desde la Junta de Andalucía, ha ninguneado y utilizado durante las últimas décadas para que adelantara el dinero necesario para ejecutar infraestructuras que, además de llegar tarde, eran de su competencia.

- Unos compromisos, del PP y de Arenas, que usted es consciente de que la colocarán de forma continuada en el disparadero político, social y empresarial.

- Obviamente, pero lo asumo con el convencimiento pleno de que me voy a vaciar para, como se espera de mí, lograr los mejores resultados para mi pueblo y para la provincia y, en segundo lugar, con la certeza, no menos plena, de que Javier Arenas es persona de palabra y compromiso y que el partido que le arropa también va darlo absolutamente todo para que las iniciativas previstas para el desarrollo de Chiclana se ejecuten en tiempo y forma y, lo que no es menos importante, en beneficio del conjunto de los ciudadanos, sin mirar el carnet político de nadie, algo de lo que el PSOE no puede hacer gala.

- ¿Conoce usted qué labores se le van a encomendar desde el partido una vez sea parlamentaria.

- Partiendo de la base de que aún no soy parlamentaria andaluza, posibilidad que está en manos de los ciudadanos, he de decir que desconozco las materias en las que me tocará trabajar, aunque, eso sí lo puedo adelantar, me entregaré al cien por cien para, como he hecho toda mi vida, culminar un buen trabajo que deje satisfechos a quienes me lo encomendaron y a mí misma.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios