Chiclana, entre las ciudades que más niños saharauis acogen

  • La localidad recibe estos días a 27 menores participantes en la iniciativa 'Vacaciones en Paz'

Los niños y las familias posan con los representantes municipales en el Ayuntamiento. Los niños y las familias posan con los representantes municipales en el Ayuntamiento.

Los niños y las familias posan con los representantes municipales en el Ayuntamiento.

El alcalde, José María Román, recibió ayer en el salón de plenos del Ayuntamiento a los 27 niños y sus familias de acogida que participan este año en el programa 'Vacaciones en Paz', iniciativa que cada verano pone en marcha la Asociación de Ayuda al Pueblo Saharaui (Sadicum).

En este emotivo acto, José María Román estuvo acompañado por la delegada de Cooperación Internacional, Pepa Vela, y la presidenta de la entidad, Chari Sánchez. En su intervención, el regidor municipal agradeció a las familias chiclaneras y a la propia asociación, "la labor humanitaria tan importante que realizan". Para añadir que "cada año no dejan de sorprendernos ante el esfuerzo y la solidaridad que demuestran".

Los menores pasarán el verano en Chiclana gracias a este programa que organiza Sadicum

José María Román quiso destacar que Chiclana se encuentra entre las primeras poblaciones de la provincia de Cádiz en número de familias que cada año ofrecen sus hogares a niños saharauis.

Por su parte, Pepa Vela se dirigió a los menores diciéndoles: "Sois los mejores embajadores que tiene vuestro pueblo en Chiclana", para posteriormente agradecer, tal y como hizo José María Román, a las familias y a los miembros de la asociación su implicación en 'Vacaciones en Paz'. Por su parte, la responsable de la asociación animó a los pequeños a tomar parte en las actividades que se organicen.

Al final de la recepción, se entregaron unos regalos a todos los niños presentes.

Cabe recordar que el programa 'Vacaciones en Paz' consiste en la acogida temporal durante los meses de julio y agosto de estos menores procedentes del norte de África. Sadicum explicó en su día que éstos escapan de las altas temperaturas en los campamentos de refugiados y se someten a diversos exámenes médicos, "inalcanzables en su vida diaria en Tindouf (Argelia)". Además, se les ofrece la posibilidad de convivir con otra cultura y de adquirir una imagen del mundo distinta a su realidad cotidiana en el desierto. El año pasado 21 niños participaron en esta iniciativa.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios