El Chaparral se compromete a mantener precios reducidos

  • La planta está autorizada para valorizar residuos de construcción y demolición

2

La dirección de la planta de El Chaparral, destinada a la recepción de residuos procedentes de construcciones y demoliciones, salió ayer al paso de las informaciones que se han venido produciendo durante los últimos días, derivadas en gran medida de la clausura del vertedero de La Victoria. El objetivo de la empresa Inte RCD Bahía es aclarar la actividad que se desarrolla en esta instalación y evitar, de esta forma, verse involucrada en situaciones a las que la empresa es ajena.

De entrada, sus responsables remarcan que "se trata de una planta de gestión y valorización de residuos de construcción y demolición, autorizada por la Dirección General de Prevención y Calidad Ambiental de la Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía. Y por tanto, ofrece todas las garantías medio ambientales exigidas por ley", recordando asimismo que "está inscrita en el registro administrativo especial de gestores de residuos urbanos, con el número GRU 136".

Ante las dudas que se han venido manteniendo por parte de diversos colectivos sobre el contenido que puede aceptar, la dirección de la empresa apunta que "esta planta está autorizada para valorizar residuos tales como hormigones, ladrillos, tejas y materiales cerámicos, mezclas de hormigón y tierras y piedras. Estos son los residuos de construcción y demolición considerados, en la denominación de la planta, como limpios".

No obstante, la empresa Inte RCD Bahía matiza que "la planta también está autorizada a recepcionar los denominados escombros mixtos o sucios, ya que en la ejecución de una obra es normal que se generen otros residuos como maderas, vidrios, plásticos o metales".

Estos residuos son almacenados de forma temporal en las instalaciones de El Chaparral, siendo enviados posteriormente a gestores autorizados.

En este sentido, desde la empresa Inte RCD Bahía se destaca que "la planta de El Chaparral está dada de alta como productor de residuos peligrosos para poder recepcionar, almacenar temporalmente y enviar a gestor autorizado los residuos de este tipo que generados en obra, como son los restos de pinturas y sus envases, ocasionalmente vienen mezclados con los demás tipos de residuos de obras".

Dependiendo del contenido de las cubas, la empresa establece unos precios, que oscilan entre los dos euros por tonelada (para el caso de escombros limpios) y los siete. En este sentido, la empresa reconoce haber llegado a un acuerdo con el Ayuntamiento para mantener, al menos de forma temporal, precios reducidos.

Por último, la empresa insiste en dejar claro que "en la planta de El Chaparral se pueden depositar restos de construcciones y demoliciones", siendo su responsabilidad "separar los restos que lleguen mezclados con los escombros, para luego remitirlos a un gestor autorizado. Lo que no está permitido es depositar basuras".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios