Cerca de 46.500 vecinos hacen uso de los puntos limpios a lo largo de 2017

  • Las áreas de reciclaje situadas en Pelagatos y Urbisur experimentan una importante subida en la recogida de electrodomésticos, pilas, chatarras, restos de poda, aceite o escombros

Comentarios 1

Las dos áreas de reciclaje de Pelagatos y Urbisur constataron durante 2017 un sensible incremento de utilización por parte de la ciudadanía. Así lo demuestra el hecho de que en el pasado año registraron un total de 1.172 descargas más que en 2016. En este sentido, el delegado municipal de Medio Ambiente, Joaquín Páez, señala que "estos datos ponen en evidencia que hay cada vez una mayor conciencia medioambiental y de reciclaje entre la ciudadanía de Chiclana. Desde la Delegación de Medio Ambiente apelamos a la conciencia ciudadana para que se haga un mayor uso de éstas áreas de reciclaje".

Páez considera que es necesario seguir incidiendo en aspectos como "el abandono de residuos como restos de poda, muebles y enseres junto a contenedores o en parcelas vacías, cuando cuesta el mismo trabajo acercar dichos residuos al área de reciclaje sin que nadie se exponga a una sanción y sin causar tanto perjuicio al medio ambiente y a la imagen de a ciudad. En definitiva, es una cuestión de civismo y concienciación ambiental que, poco a poco, va calando pero que aún necesita de una mayor implicación ciudadana".

El Ayuntamiento aún busca ubicar una tercera instalación en la zona de la costa

Las descargas se contabilizan a partir de número de vehículos que acceden a las instalaciones para desprenderse de algún tipo de residuo. Así la existente en Urbisur registró en 2017 un total de 23.385 descargas, 990 más que en 2016 cuando se contabilizaron 22.395. Así, el incremento de uso de esta área de reciclaje se sitúa en un 4,42 por ciento. Por lo que respecta al área de Pelagatos, 2017 se saldó con 23.036 descargas por las 22.854 del año anterior. En este caso, el incremento se sitúa en un 0,80 por ciento, con 182 descargas más que en 2016.

Páez explica además que "en cifras globales han hecho uso de los dos puntos limpios un total de 46.421 ciudadanos para que sus residuos reciban el tratamiento adecuado. Este dato proporciona una media diaria de 127 descargas en Chiclana, que es toda una referencia del buen funcionamiento de ambas instalaciones". A los datos aportados por el edil hay que sumar que las 1.172 descargas de diferencia en el cómputo global de los dos puntos limpios con respecto a 2016 sitúan el incremento global en un 2,59 por ciento.

Hay que recordar que las áreas de reciclaje permiten a los chiclaneros depositar en cualquiera de los dos puntos limpios electrodomésticos, aparatos electrónicos, muebles y enseres, chatarra, envases de pinturas, disolventes, aceite usado vegetal, aceite de automoción; medicamentos, aerosoles, radiografías, pilas, lámparas, bombillas, tubos fluorescentes, escombros de construcción y demolición, papel-cartón, ropa, calzado, madera, envases ligeros, envases de vidrio y restos de poda, entre otros residuos.

Mención especial merece también el incremento de utilización que viene experimentando el punto limpio móvil que funciona en la ciudad desde el año 2010. Su particularidad es que se ubica cada día laborable en un punto diferente de la ciudad. Sus compartimentos permiten acoger aceites vegetales, disolventes, pinturas y barnices, envases plásticos y metálicos de productos peligrosos, aerosoles, pequeños electrodomésticos, aceites de motor, medicamentos, pilas, toners, cartuchos, baterías pequeñas, teléfonos móviles, radiografías o CDs.

Así, durante 2017 experimentó un notable crecimiento en la mayor parte de residuos, excepto en radiografías, que tienden a desaparecer ya que dejaron de facilitarse físicamente a los pacientes en los centros de salud y hospitales. Así, los residuos donde el crecimiento ha sido de mayor consideración son los medicamentos (68,62 por ciento), pequeños electrodomésticos (55,20 por ciento) y aerosoles (18,59 por ciento).

Páez apunta que "los ciudadanos también se van habituando a recopilar estos desechos de menor tamaño que los que suelen llevarse a las áreas de reciclaje para dejarlos en el punto limpio móvil. No requiere un gran esfuerzo y se evita que estos residuos -algunos muy perniciosos para el medio ambiente- se mezclen con el resto de la basura doméstica. Por nuestra parte la línea a seguir pasa por facilitar a los ciudadanos los recursos que estén en nuestras manos para reciclar y hacer una ciudad más limpia, habitable y respetuosa con el medio ambiente".

Asimismo, el responsable de Medio Ambiente señaló que aún se buscan terrenos para instalar un tercer punto limpio en la zona de la costa, una vez que se desechó la idea de ubicarlo junto al colegio de la Barrosa, junto a una guardería.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios