El Castillo cierra la próxima semana la celebración de su XXV aniversario

  • El 13 de diciembre de 1982 se constituye el primer claustro de profesores independiente del colegio Calvo Sotelo, al que el centro pertenecía anteriormente

La semana que viene se celebrará la clausura de los actos de conmemoración del XXV aniversario de la constitución del primer claustro de profesores del colegio El Castillo. Y es que, aunque a muchos chiclaneros pueda parecerle que el centro, uno de los más antiguos y con más solera de El Lugar, ha estado ahí desde siempre, no fue hasta el 13 de diciembre de 1982 cuando se constituyó como colegio independiente del Calvo Sotelo. Por aquel entonces, el centro únicamente impartía clases de Primaria y eran pocos los alumnos que estudiaban en el colegio. Posteriormente, se le unió un edificio anexo que alberga las clases de Infantil.

"Es un centro que siempre ha estado ahí, en ciernes, en medio de la polémica, pero sobreviviendo y mejorando sus condiciones", asegura el actual director del centro, Juan Antonio Benítez.

Y es que el centro ha pasado por diversas etapas. Al principio las clases estaban masificadas, llegando a contar con casi 40 alumnos, luego llegó una época de escasas inscripciones, con 11 ó 12 estudiantes por clase, por lo que parecía que se iba a perder. No obstante, poco a poco, se ha ido recuperando y actualmente tiene todas sus plazas ocupadas.

La posibilidad de su cierre también sobrevoló la institución cuando aparecieron grietas en el edificio y, por último, hace escasos meses, cuando se encontraron importantes restos romanos y fenicios en las catas realizadas en el patio del colegio y se planteó la posibilidad de que, a largo plazo, el colegio pudiera ser trasladado a otro lugar.

A pesar de ello, la labor educativa del colegio sigue avanzando año tras año y, actualmente, el centro reúne un amplio abanico de servicios. Cuenta con el Plan de Apertura y está viviendo el año cero como centro bilingüe en inglés. Además, está inmerso en numerosos proyectos y programas educativos.

Pero lo que destaca su director es "que es un colegio coqueto, pequeñito y acogedor, caracterizado por un ambiente muy familiar que cada vez tiene más aceptación".

Todo ello se configura como una garantía de calidad y de continuidad que asegura que El Castillo cumplirá muchos años más.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios