Afasode trabaja en la apertura de un piso para jóvenes en la ciudad

  • El colectivo de familias solidarias se encuentra recabando la ayuda necesaria para acoger a chavales en riesgo de exclusión

Presentación en Diputación de las jornadas de acogida, el pasado septiembre. Presentación en Diputación de las jornadas de acogida, el pasado septiembre.

Presentación en Diputación de las jornadas de acogida, el pasado septiembre. / D. C.

Tras las primeras iniciativas puestas en marcha desde la Asociación de Familias Solidarias para el Desarrollo (Afasode) desde su constitución, entre las que destaca la Jornada sobre Acogimiento y Adopción celebrada el pasado año en la ciudad con un gran éxito de participación, esta joven pero activa asociación se ha propuesto impulsar un nuevo e ilusionante proyecto en la localidad, la apertura de un piso de acogida para jóvenes ex tutelados que han finalizado su estancia en centros de acogida para menores y que se encuentran en riesgo de exclusión.

De esta forma, y según ha explicado a este medio el máximo responsable del citado colectivo, Juan Molina, tras la celebración de la citada jornada sobre acogimiento en Chiclana, la Agencia de Vivienda y Rehabilitación de Andalucía concedió un piso para tal fin al colectivo de familias solidarias en régimen de alquiler social para el programa de jóvenes ex tutelados. Así, y aunque en un principio se había barajado la posibilidad de optar a un inmueble situado en la zona de Fuente Amarga, finalmente se ha decidido descartar esta opción, debido a lo reducido de su tamaño, y esperar a la posibilidad de optar a una vivienda que cuente con al menos tres o cuatro dormitorios, en la que se pueda llevar a cabo la acogida de seis u ocho jóvenes. Por ello, en estos momentos la asociación se encuentra a la espera de que desde las administraciones competentes se le realicen nuevas propuestas de inmuebles de protección oficial, con el fin de poder llevar a cabo la puesta en marcha del proyecto lo antes posible.

Necesitan voluntarios y ayuda económica para sufragar los gastos del inmueble y de los jóvenes

En este sentido, Molina destaca la gran colaboración que han encontrado tras la solicitud realizada por parte de los miembros de la asociación encaminada a contar con aportaciones de mobiliario que permitieran amueblar el piso en el menor plazo de tiempo posible. De esta forma, el presidente de Afasode asegura que "en tan sólo unos días hemos conseguido reunir todo el mobiliario necesario para poder acondicionar la vivienda gracias a las aportaciones de particulares y empresas, algo por lo que desde la asociación queremos dar las gracias".

Por ello, una vez conseguido el mobiliario, desde Afasode se hace hincapié en que lo que más necesitan en estos momentos es voluntariado, "personas que nos puedan ayudar en la supervisión del piso, ayudando a los chavales en las gestiones necesarias sobre documentación ante los organismos oficiales, en la búsqueda de empleo, etc.", manifiestan. En este sentido, especialmente necesitados están de personas que puedan ejercer de traductores de árabe o francés, ya que son los idiomas en los que suelen hablar muchos de los jóvenes con los que colabora dicha asociación.

Otra de las necesidades del colectivo para este proyecto es la de la alimentación y la higiene de forma periódica, motivo por el que los responsables de la asociación se encuentran en conversaciones con diferentes supermercados con el fin de conseguir pequeñas donaciones de alimentos perecederos para el día a día, dado que los alimentos no perecederos los aportará el Banco de Alimentos y otra asociación colaboradora.

Por último, desde Afasode también se solicita colaboración económica para poder costear los gastos de mantenimiento de los jóvenes, pequeñas cantidades diarias que se emplearían en gastos como desplazamientos, matrículas, material de diferente tipo u otras necesidades de los chavales.

Desde el colectivo también se está manteniendo contactos con diferentes empresas y negocios con el fin de colaborar en la búsqueda de empleos para los jóvenes, de forma que puedan independizarse en un plazo de tiempo suficiente y dejar así su lugar en el piso a otros jóvenes necesitados.

Según se estima desde la asociación, en este momento hay más de 20 jóvenes que, una vez que han finalizado su estancia en centros tutelados por la Junta, se encuentran en la calle esperando que alguien les dé un lugar donde vivir y desde donde labrarse un futuro.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios