¿Quién vigila el cronómetro?

  • El presidente del jurado, José Manuel Pérez Moreno, afirma que el comité decisor no controla directamente el tiempo estipulado para montaje y desmontaje de los forillos y atrezzos de los grupos

Ricardo, de la empresa Ras, no se separaba de su cronómetro. Fali Mosquera, director de la comparsa 'El mercado de las Maravillas' miraba su reloj mientras controlaba el montaje que Artifex había preparado para su agrupación. Miguel Ángel Fuertes, regidor de escena, metía bulla, como siempre. Una novedad los tuvo en vilo, sólo disponían de cinco minutos para el desmontaje y, otros cinco, para el montaje de la puesta en escena de los grupos. Y una pregunta sin respuesta flotaba en el aire: ¿Quién vigila el cronómetro?

Según consta en el nuevo reglamento del Concurso Oficial de Agrupaciones Carnavalescas (COAC), "pasarse en el tiempo de interpretación o en el montaje y desmontaje de los forillos y atrezzos" es una falta leve, que estará penalizada con hasta el 50 por ciento de la puntuación obtenida en la presentación -esta sanción será de tres puntos menos de la puntuación global por vocal del jurado en los cuartetos-. Una medida que aparece en el texto hasta tres veces (como recogen estas páginas).

Así reza. Pero durante el primer día de concurso la realidad fue bien distinta. No por parte de los participantes, que consiguieron poner en pie los montajes con una media de 3' 12''. Eso sí, de las doce agrupaciones una no tenía forillo y otras tres estuvieron, peligrosamente, al límite (y más allá).

Carnavaleros, tramoyistas y artesanos se tomaron muy en serio la nueva norma, y la noche del domingo se afanaron en no pasarse del tiempo estipulado. Pero la organización y los miembros del jurado se mostraban más laxos con su aplicación.

Tanto es así, que el presidente del jurado oficial, José Manuel Pérez Moreno, reveló que el comité decisor "no controla el tiempo". "No estamos controlando nada del montaje y desmontaje puesto que tenemos una cortina por delante", advirtió el presidente que afirma que el reglamento tiene "muy buenas intenciones" pero que es "muy complicado" vigilar el tiempo a rajatabla. "Tampoco es posible que uno de los miembros baje hasta detrás del escenario porque eso también atrasaría la función". "En fin, que nosotros tenemos una sensación subjetiva del tiempo pero nada de forma directa", expresó.

Según estas declaraciones, el jurado lo tendrá difícil para penalizar a las agrupaciones que incumplan esta norma aunque la gerente del Patronato, Carmen Pastrana, aseguraba que "es labor del jurado controlar ese intervalo de tiempo".

Ya el presidente de Autores, Paco Cárdenas, dejaba entrever que esta medida "es orientativa". "Hay que tener en cuenta que esto es un concurso de coplas, por ello el atrezzo no puede retrasar tanto el espectáculo porque repercute en el ánimo del público", dijo.

Sin embargo, los artesanos han tenido muy en cuenta estos polémicos cinco minutos. "Si viene en el reglamento, mi empresa tiene que cumplirlo, pero nos ha afectado bastante", comentaban Ricardo y Antonio cuya empresa, RAS, ha tenido que "rechazar algunos proyectos de este año". "RAS no se podía comprometer a montar ciertas ideas en cinco minutos, ante todo somos profesionales", aseguraron.

Como si de un efecto dominó se tratara, estos artesanos sostuvieron que "eso repercute en que hemos tenido que recortar plantilla, con tres personas menos que el año pasado. Además, hemos tenido que trabajarle a más agrupaciones para conseguir los mismos ingresos que en 2007", informaron los gaditanos que el domingo atendieron a cinco formaciones.

Igual de ajetreados se encontraban en la tramoya Juandi y Manue, regentes de Artifex. "Estamos un poco acojonados", reían los jóvenes que atendieron a dos agrupaciones más el primer día de Concurso. Tanto el montaje de 'El mercado de las maravillas' como el de la comparsa de Nene Cheza requerían una especial atención, de hecho estuvieron adelantando trabajo detrás del escenario durante toda la primera sesión.

Los chicos de Artifex son sabedores del tiempo necesario para montar un gran forillo así que en sus diseños han tenido "muy en cuenta" la aplicación de la nueva norma.

El mismo Fali Mosquera lo confesaba cuando declaró que su comparsa había realizado un ensayo de montaje con estos artesanos. "Hemos estado pendientes de ese tema. Además del ensayo, consultamos a gente de escenografía del Falla" declaró el director de la agrupación de Quiñones.

Aunque Mosquera se mostrara preocupado y atento al reloj durante su actuación del domingo, el comparsista no está de acuerdo con una norma que considera "demasiado estricta" y que parece "encorsetar" el espectáculo. "La verdad, lo vi hasta ridículo y ni si quiera había una persona, al menos visible, que controlara nada".

Keko de la empresa Wall Art es de la misma opinión. "Yo no vi a nadie con un reloj controlando y creo que el domingo no se cumplió el tiempo establecido", dijo, acertadamente, el artesano que espera que la norma no se aplique estrictamente.

Entre tanto, Miguel Ángel Fuertes confesaba que su labor "no iba a cambiar en lo más mínimo". "Yo siempre he velado porque todo esté listo a su tiempo y así va a seguir siendo, pero tampoco voy a estar aquí para controlar a nadie con un reloj y, menos, dar parte de ello, porque no es mi trabajo", insistió el regidor que además dice estar "muy tranquilo y satisfecho" con el trabajo "de profesionales como RAS o Artifex".

En fin, que el del cronómetro, si existe, no aparece. ¿Quién es? ¿Dónde se esconde? El paso de los días, quizás, revele que el reglamento no es papel mojado.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios