Vivir en Carnaval

"El uso de la calle es impresionante"

  • La antropóloga uruguaya Ethel Jorge pone el Lunes de Carnaval como ejemplo de convivencia entre diferentes generaciones y la falta de incidentes, pese a la transgresión que implica la propia fiesta

Comentarios 1

“Ver a familias enteras, desde la abuela a los nietos, disfrutando juntos del Lunes de Carnaval en la calle, fue impresionante”, dice Ethel Jorge, socióloga uruguaya, profesora del Pitzer College de Claremont (California), que se encuentra en Cádiz desde el miércoles de la pasada semana para conocer la supuesta conexión de la murga uruguaya con la capital gaditana y el uso del espacio público durante la fiesta.

Ethel Jorge ha tenido oportunidad de vivir junto con una agrupación, la chirigota ‘Las pito-risas’, la preparación del grupo en la peña ‘Flamenkito Apaleao’ antes de actuar en los cuartos de final del concurso del Falla, conocer el teatro y vivir el primer fin de semana en la calle.

Al respecto destaca que “el pueblo se apropia de la calle y la convierte en un espacio para el reencuentro con su identidad cultural”, y resalta también “la ausencia de incidentes graves, porque la tolerancia supera la transgresión tan unida a esa fiesta”.

Asimismo elogió la facilidad para integrarse en el ambiente y la seguridad, “que no he echado de menos en ningún momento y que no es frecuente en acontecimiento público de este tipo”.

Por otra parte, califica las agrupaciones callejeras como “un fenómeno maravilloso, que no me esperaba, y que hace un trabajo muy meritorio”.

Su conclusión tras los días de Carnaval que ha tenido oportunidad de vivir en la capital gaditana es que “el mundo necesita más carnavales como el de Cádiz, pero ojalá que muchos no lo descubran para que no acaben con él”.

En cuanto a la posible similitud con el Carnaval de Montevideo, la capital uruguaya donde nació, dice que el uso de la calle es distinto, ya que las murgas suelen identificarse con un determinado barrio, a modo de un equipo de fútbol, cuyos vecinos acuden incluso a los ensayos del grupo, al que acompañan luego a competir por premios a tablaos o escenarios localizados en barrio u otros puntos de la ciudad.

También en Montevideo el Carnaval es un lugar de encuentro entre diferentes grupos sociales, cuyos espacio común son las murgas, que toman la música de canciones populares nacionales o internacionales para acompañar con ella el mensaje de sus letras, que padecieron igualmente la censura durante el periodo dictatorial que vivió el país entre 1972 y 1984, sobre todo las de crítica política.

Durante esos años algunas murgas se convirtieron en una fuerza de resistencia contra la dictadura y acompañaron los cambios hacia la democracia.

El Carnaval uruguayo, cuya historia se remonta por lo menos al mediados del siglo XIX, se dice que es el más largo del mundo, ya que se prolonga durante 40 días.

Sus vertientes principales son las murgas, de supuesto origen español (algunos dicen que gaditano), con letras llenas de humor y sátira social y política, y el candombre, de origen afro-negro, que recrea los orígenes de los esclavos de la época colonial y su evolución.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios