De tablado en tablado, con la murga y en bañadera

  • Las murgas, los parodistas, los humoristas compaginan sus actuaciones en el Concurso Oficial con actuaciones en tablados populares y de barrio

Esta vez la conductora del espectáculo que se desarrollaba sobre el tablado de Lagomar, en el departamento de Canelones, la persona que debe ser la animadora de la noche, se convirtió en "la desanimadora". No tuvieron suerte los de la murga 'Curtidores del hongo' en su segunda actuación de la noche, y la presentadora, una antigua participante en el Carnaval, se empeñó en subir al escenario de este balneario cerca de Montevideo al director del Museo del Carnaval, Eduardo Rabelino, y a los periodistas que acompañaban a la agrupación, una de las punteras del Carnaval uruguayo. Y lo hizo con el mal tino de interrumpir justo en medio de la 'retirada'' del grupo, la parte apoteósica de la actuación, cuando sus componentes se bajan del escenario y se despiden del público, mientras éste acompaña su ritmo con palmas y aclamaciones.

'Curtidores' deben estar bien curtidos en toda clase de vicisitudes, no en vano son la murga más antigua del Carnaval uruguayo, con casi cien años de vida y 17 primeros premios acumulados en el Concurso. Pero la indignación hizo presa en ellos en cuanto volvieron al autobús (que aquí se llama también camión o bañadera): "!La hijap... justo en mitad de la retirada! Le iba a decir 'si querés nos callamos y vos seguís hablando' a la desanimadora esta" clamaba Emiliano, y Pablo le apoyaba, de manera más gráfica: "¡Es como si estás enganchando con la novia y de repente llaman a a la puerta de la habitación y es el padre de ella!".

Las noches de las agrupaciones carnavalescas uruguayas son largas: las 45 noches que dura el Carnaval en Montevideo. Y sobre todo son largas en kilómetros. Aparte de las tres actuaciones que tienen que hacer las más destacadas (primera y segunda rueda, y liguilla final) en el Teatro de Verano ante el jurado del Concurso Oficial, pasan las veladas viajando en camión de un tablado a otro, en recitales que no puntúan, pero que les van sirviendo de rodaje y para calibrar la reacción del público. La media para un conjunto como 'Curtidores' , que acogió en la bañadera durante su recorrido a estos periodistas de Cádiz, es de tres o cuatro actuaciones por noche. Pero la cifra se puede incrementar considerablemente en los fines de semana, y más conforme van avanzando las fechas de Carnaval. Un dato para las agrupaciones gaditanas: la procedencia de los componentes de las murgas es variada y tienen oficios diversos, pero en todos los casos los ingresos son un buen extra. En una temporada normal, cada uno de los 'curtidores' viene sacando unos 1.200 euros por estos bolos en los tablados, un auténtico derroche de pasión en el público y encima del escenario... con el permiso de las "desanimadoras".

Uno ve a una murga como 'Curtidores de hongos' sobre un tablado y es como estar viendo y escuchando a una buena, buenísima chirigota de Cádiz, con las evidentes diferencias de géneros y repertorios. El principio y el final, es decir la presentación y la retirada, tienen evidentes huellas de la intención que expresan las agrupaciones gaditanas de hacerlo pasar bien al público, y de la promesa repetida de seguir cantando por el Carnaval. Todo lo de en medio es como un largo y divertido popurrí, en el que las cuartetas se agrandan de manera considerable y en el que hay numerosas y enriquecedoras aportaciones del teatro y la parodia. Lo pasamos en grande, y, por qué no decirlo, sentimos a ratos una sana envidia de este nivel.

Hay más cosas: muchos integrantes de una murga de la categoría de 'Curtidores' tienen una carrera musical independiente. O forman parte de los coros de figuras como Tabaré Cardozo, o simplemente se han hecho estrellas a partir del Carnaval, como el propio Tabaré. Y estamos hablando por ejemplo de gente como Emiliano Muñoz, que prepara un disco para dentro de poco con El Zurdo, de su hermano Ernesto, que conoce bien a varios grupos gaditanos y trabaja en la productora de MPU , Música Popular Uruguaya, una iniciativa que a partir de la música de carnaval está propiciando el lanzamiento de un nuevo género, en fusión con otros muchos. Mientras, lo oficial sigue su curso. El miércoles por la noche, coincidiendo con la proclamación de la capital iberoamericana del Carnaval, comenzó el Concurso Oficial de Agrupaciones. Y allí estuvo invitado Vicente Sánchez, que anda negociando algunas cosas. Y pronto habrá noticias. Me voy que me llaman los Negros.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios