El nuevo sistema evita la reventa, pero dificulta la venta de entradas

  • La necesidad de presentar el DNI para adquirirlas y no poder utilizarla una persona distinta a la que la compró está restando público a las sesiones de la fase clasificatoria.

Comentarios 5

El nuevo sistema de venta de entradas para la fase clasificatoria del Concurso de Agrupaciones del Falla habrá servido para acabar con la reventa, pero también para que gran parte del papel se quede en taquilla, por las dificultades que comparta adquirir las localidades por el novedoso método.

El nuevo sistema de venta de entradas nominales, dos por sesión, previa presentación del DNI del comprador y de su acompañante, ha logrado que los reventas ni siquiera hayan intentado adquirirlas, pero también que muchos aficionados hayan desistido de comprarlas por ser personales e intransferibles. Todavía los residentes en Cádiz cuentan con más posibilidades de acudir a las taquillas, que iban a ser cinco, repartidas entre extramuros y el casco antiguo, pero que se han quedado finalmente en dos, una en el Falla y otra en el Pemán, ambas abiertas de 9 a 14 horas y la primera también de 17 a 21 horas, con otra para incidencias.

Sin embargo, los potenciales espectadores que viven fuera de la capital lo tienen más difícil, ya que no pueden encargar sus localidades a ningún conocido, por aquello de que son nominales, ni tampoco pueden entre varios adquirirlas para un grupo más amplio, por el mismo motivo.

Por otro lado, para comprarlas por Internet es necesario acceder al portal www.interentrada.com, solicitar el día y la localidad y, una vez confirmada la petición, sacar una copia de la reserva y presentarla en la puerta principal del Falla junto con el DNI.

Lograrla por este método ya es para premio, pero además es básico que la página web en cuestión esté activada, ya que por ejemplo en la tarde de ayer estuvo desactivada temporalmente durante varias horas y pedía conectar con ella en horarios fuera de taquilla.

Hasta la implantación del nuevo sistema cabía la posibilidad de encargar las entradas a un amigo o incluso adquirirlas en la reventa si ya se habían agotado en taquilla, ya que en la fase clasificatoria y sobre todo para los aficionados foráneos, resultaba incluso menos costoso que tener que desplazarse días antes a Cádiz para comprarlas en taquilla, dado que el incremento de precio tampoco era excesivo con relación a otras fases del Concurso.

Por todo ello, los acompañantes de las agrupaciones foráneas no vienen este año al Falla, porque temen quedarse fuera, mientras que las que se están quedando dentro son las entradas.

Sesión tras sesión, la sala aparece de lo más vacío, como recogen los reporteros gráficos y corrobora noche tras noche Onda Cádiz Televisión, desde la del domingo hasta anoche, ambas incluidas, si bien dicen que se han agotado las localidades para las funciones de mañana y para la del sábado.

Mientras muchos se preguntan por qué las entradas para la clasificatoria no se han puesto a la venta hasta el pasado jueves día 10 de enero, cuando el sorteo se celebró hace más de un mes, el 1 de diciembre del pasado año.

Igualmente no se conoce porqué se ha recurrido a una empresa, Gestisur 2000, para implantar el nuevo sistema, cuando desde el año 2000 se viene trabajando con el de La Caixa, para el que además del Teatro Falla está habilitada la sala La Lechera y el Pemán, aparte de poder contar como taquilla con otras dependencias municipales, como el Pabellón y la Piscina.

Un ejemplo de lo difícil que han puesto la cosa la vivió en la jornada de ayer un vecino de Los Molares (Sevilla), que a la una de la madrugada ya estaba ante la taquilla del Falla, con la confianza de que iba a poder conseguir una entrada para la sesión del próximo lunes. A las nueve de la mañana debía de haber abierto la taquilla, pero la apertura no se produjo hasta después de las doce del mediodía, pudiendo obtener entonces un documento para retirarla, ni siquiera la entrada.

Por otra parte, ni que decir de cómo están viviendo "la experiencia" los establecimientos de hostelería de la zona, desde El Teatro, al final de la calle Benjumeda, hasta El Aljibe, en Sacramento, pasando por La bella Italia, El Ducal y el bar Falla. La mejor época del año ha pasado a convertirse en la peor, porque por allí no va nadie.

A lo mejor, se podrá confirmar el 2 de febrero que la famosa reventa ha pasado a la historia, pero posiblemente los aficionados, por los que tiene sentido celebrar un Concurso de Agrupaciones, no olvidarán la falta de respeto para acabar con algo de lo que no tienen la culpa.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios