Juan luis soto 'cascana' chirigotero

"Me reencarnaría en Fermín Salvochea, que ayudaba a la gente"

Comentarios 1

Si Juan Luis Soto Vázquez El Cascana pudiera elegir vivir otra vida, le llevaría un tiempo decidirse entre reencarnarse en otra persona o ser él mismo con aires renovados. Y ello porque confiesa que le gustaría reencarnarse en quien fuera conocido como el alcalde anarquista, Fermín Salvochea, y asimismo le habría encantado ser futbolista del Cádiz CF.

"Me gustaría reencarnarme en Fermín Salvochea porque era un alcalde que ayudaba mucho a la gente de Cádiz. Muchos políticos deberían aprender de él... Salvochea veía a un pobre por la calle y se quitaba el abrigo para dárselo". "Y también -agrega- me habría gustado ser jugador del Cádiz, porque a mí no se me ha dado mal darle al balón, ¿eh? Me habría hecho mucha ilusión...".

En este punto, el chirigotero y director de la agrupación 'Si no fuera por nosotros...' deja a un lado sus ilusiones y se centra en su propia persona y en su gran pasión, Cádiz: "Yo he jugado mucho a futbito. ¡Si es que soy un tío sano! Ahora mismo acabo de comprarme unas naranjitas, en serio. Lo que pasa es que te ponen etiquetas, pero a la gente hay que conocerla... Yo soy un enamorado de Cádiz y quien me conoce lo sabe. ¡Cádiz es la ciudad más antigua de Europa, es un diamante en bruto! Podríamos estar aquí del carajo, pero no se hace nada por cuidar esta ciudad ni por aprovechar sus propios recursos".

El Cascana vuelve a hacer alusión a la figura de Fermín Salvochea y se compara con él. "A Salvochea le dolía Cádiz y su gente, y yo soy un luchador al que también le duele Cádiz. Yo he dado de comer a gente que no tenía na que llevarse a la boca, he dejado a dos mujeres dormir en la peña porque no tenían dónde quedarse...".

El carnavalero lamenta que no haya "unión" en Cádiz y que los políticos no luchen por los intereses y el bienestar de los ciudadanos. "En esta tierra hay muchas personas que constantemente se dan golpes de pecho por Cádiz, pero a la hora de la verdad pocos son los que luchan", señala indignado.

Este "catedrático callejero", como él mismo se define, comenta que nunca ha dado el paso de entrar en política "porque en ese mundo hay mucho falserío y muchas puñaladas, y yo no puedo con eso".

Antes de concluir la charla, confiesa la pena que siente por "lo poco que se cuida el Carnaval" y, sobre todo, por "ver cómo está Cádiz". "En mi tierra hay mucha tristeza, mucho paro y mucha desunión. Cádiz está muy triste, y eso antes no pasaba. Hay que tener mucho cuidado con eso".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios