desde mi batea

A pesar de todo, disfrutemos

EL refranero popular es tan sabio que hasta tiene uno idóneo para lo que ocurrirá esta noche en el Gran Teatro Falla. Hoy se hace la primera criba del concurso y muchas de las ilusiones, anhelos, y demás deseos quedarán en un cajón hasta el año próximo. Para algunos aficionados habrá quien debería estar en la siguiente fase y quien bajo ningún concepto debería haber pasado.

Hoy muchos pensarán que otra vez les ha tocado a los mismos quedarse fuera de la siguiente fase, que el jurado de nuevo se lo ha vuelto hacer, que el año que viene no vendrán, que si los jurados paralelos les han perjudicado y un montón de cosas más que siempre buscamos como excusa para quitarnos la responsabilidad, ya que siempre creemos que como lo nuestro no hay nada. Eso tan típico de .... "Lo mío es lo mejón".

En esta noche donde igualmente habrá quien por primera vez entre en los cuartos de final, veremos en la Plaza Fraguela, llantos de alegría y de desilusión. Igualmente pasará cuando se den los que pasen a semifinales y los que vayan a la Final, e incluso cuando se digan los premios, siempre habrá quien lo celebre por todo lo alto o quien quede desilusionado por no llegar hasta la Gran Final e incluso por el premio que obtenga. Así es cada año.

Pero desde esta humilde columna y con la perspectiva que me da el trascurso de los años en los que viví esa experiencia, lo sensato y quizás lo positivo está en pensar que ya nos queda un día menos para llevar a nuestra agrupación a la calle, donde bajo el cobijo de los buenos aficionados y de los forasteros que nos visitan, todos disfrutaremos de ese momento tan extraordinario de convertirnos en actores o, como tan bien ha reflejado Kike Remolino, en protagonistas de una representación que año tras año hace que nuestra ciudad se convierta en un gran teatro donde todos quedan embrujados y ensimismados con lo que ven y sobre todo con lo que escuchan haciendo partícipes a todos de momentos de humor, de crítica, ironía y/o emoción; porque sin duda alguna lo que hace diferente este carnaval con respecto a los cientos que se celebran en todo el mundo precisamente es eso, sus letras cantadas en músicas de tangos, pasodobles, cuplés o parodias, que se pueden escuchar en cada plaza, calle, esquina de nuestra ciudad

Hagamos que ese estereotipo, con el que a veces carga el gaditano, de que somos capaces de reírnos de todo, hasta de lo más sagrado, pueda ayudarnos a soportar y superar los pesares que esta época de tanto paro, tantos recortes y demás medidas paliativas conllevan. Aprovechemos estos días para llenar las calles de optimismo, de ingenio y de sentido del humor, con estos aderezos, seguro, seguro, que quizás empezaremos a ver la labor del jurado de otro color y seguro que disfrutaremos. LEJAIM

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios