"Esto no hay con qué pagarlo"

  • La magia de los duendes coloraos de los Carapapas se apodera del Falla en una noche "inolvidable" para la comparsa

Comentarios 12

Eran el foco de atención del día y, si me apuran, del Concurso. La respuesta de un grupo que llevaba apenas quince días de ensayo era toda una incógnita, pero bastaron apenas unos segundos para que se disiparan todas las dudas. La comparsa de los Carapapas no se conformó con sacudirse todos los problemas pasados sobre las tablas, sino que sacaron punta a lo sucedido ganándose el favor del Falla y desarrollando una historia completa, mágica, de cuento. 

La magia de los duendes coloraos se coló en cada rincón del abarrotado teatro Falla y enamoró a un público entregado a cada una de sus coplas. Si para uno que lo ve desde el foso de prensa es difícil describir lo vivido durante la actuación, pueden imaginarse lo que sintieron todos y cada uno de esos duendes sobre las tablas. 

Javi Márquez Mateos, habitualmente fuera de escena, se vistió de duende y fue testigo de un ambiente "irrepetible, esto no hay con qué pagarlo". "La gente se ha volcado con nosotros", aseguró el autor, que justificó el aire chirigotero y divertido de la comparsa argumentando que "los duendes por ser los personajes que son no tienen que ser serios, hemos dado un puntito sarcástico e irónico". 

Una de las novedades en el grupo, Julián Delgado, celebró que "después del añito que hemos tenido" hayan podido disfrutar de esa respuesta del público. "Esperemos que la cosa siga así", dijo. Por su parte, Zeus Marín estaba feliz, "de lujo", tras impresionar al coliseo gaditano con su repertorio. Para el compasista fue "un momento especial, impresionante, qué más se puede pedir". 

Todos los interrogantes, las dudas... se marcharon en cuanto subió el telón, colorao, como el Falla, como la noche. 

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios