"Tampoco es pa ponerse ajín"

  • Los tipos relacionados con el V Centenario del Descubrimiento de América invadieron el Falla y el Concurso vivió la aparición de una de las mejores chirigotas de la historia: 'El que la lleva la entiende'

El Gran Teatro Falla se llenó de indios. Colón revivió en Cádiz 500 años después de descubrir América. 1992 fue el de la Expo en Sevilla, muy presente en las coplas al considerar los autores que a Cádiz le habían tocado sólo las migajas de tanta infraestructura y derroche como trajeron consigo los fastos estatales. En el Concurso de Agrupaciones se eliminó la preselección y se volvió a la fórmula de semifinales, mañana y tarde, a doble vuelta. La idea no debió convencer, puesto que en 1993 regresó la fase clasificatoria.

Efemérides y novedades al margen, el Carnaval de 1992 será recordado por la aparición de una de las mejores chirigotas de la historia, 'El que la lleva la entiende', conocida como 'Los borrachos'. Fueron 18 chirigoteros que, para poder participar todos, decidieron ese año hacer dos chirigotas. La que dio el gran 'pelotazo' y el 'Ballet Zum Zum Malacatum....'. Ganó el primer premio por delante de 'Bien nos diste coba, Cristoba', 'Salsero, sero, siete, y salió el sero, sero, seis...' y 'Al pirulí de La habana, chupa, chupa hasta que te de la gana'. En coros ganó otra brillante agrupación, 'Tutilimundi', donde 'Los niños' de Migueles refrendaron la buena trayectoria que habían mantenido desde hacía unos años. Se impusieron a 'Guanahaní', 'Los pájaros' y 'La inquisición'. Volvió a ganar el primero con 'Suspiros de Cai', diez años después de 'Dioses del Olimpo', Joaquín Quiñones con un nuevo grupo capitaneado por Fali Mosquera, iniciando así un tándem que se mantiene en la actualidad. Ese año hubo pique entre Antonio Martín y Martínez Ares, que coincidieron en el tipo de hombres orquesta. Martín fue segundo con 'Los trotamúsicos' y Ares cuarto con 'Doremifasoleando'. Entre ambos, otra gran y agradable sorpresa, 'Oye mi canto', frescura en la modalidad de la mano de José Antonio Pérez Martínez y José Luis Bustelo. El cuarteto andaba de capa caída y los dos primeros premios quedaban desiertos.

El incendio de la Residencia o el derribo de la fábrica de cerveza fueron algunos de los temas del año. Las críticas al alcalde Carlos Díaz por el estado de la ciudad iban en aumento y se recrudecían. "Los huevecitos se te van a caer..." que le cantaron 'Los borrachos' en el popurrí resumía el sentir de la población. Y en el Falla hubo mucha tensión por el registro de bolsos para que nadie entrara con bocadillos.

Por primera vez, la Ostionada de la peña El Molino se celebraba en la plaza de San Antonio, al haberse quedado pequeño el emplazamiento originario, la plaza de la Oca. También a San Antonio, después de unas obras duraderas, regresó el pregón de Carnaval, que en 1992 dio la periodista de Canal Sur Carmen Abenza. La carpa seguía dando tumbos por Cádiz y ese año se instaló en el colegio Valcárcel.

El Cádiz Club de Fútbol se dirigía hacia un nuevo milagro y en pleno Concurso traía al brasileño Tilico, que a la postre fue clave para alcanzar una nueva permanencia en Primera División. En Burgos sufría un problema cardiaco Manuel Irigoyen, el presidente cadista, que lo mantuvo ingresado en un hospital de la capital castellana durante unos días. Justo antes de iniciarse el COAC el Ayuntamiento daba a conocer un curioso estudio en el que se desvelaba que en la ciudad había seis ratas por habitante. Esta noticia dio lugar a una chirigota callejera de ese Carnaval que fue el germen de una de las más emblemáticas agrupaciones ilegales, la de Antonio Matos, Devon, Quique el Largo, Pedro Morón, Caracol, Emilio Rosado, El Gómez y compañía.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios