Se lleva lo retro

  • La primera fase del COAC 2015 nos dejó la impresión de que autores y grupos miran al pasado para encarar su futuro

Salvando las distancias con la letra de la canción de Ares (exMartínez Ares), se lleva lo retro. Y el Concurso Oficial de Agrupaciones Carnavalescas 2015 no es una excepción. Al menos, esa es la sensación que nos ha dejado la primera fase del certamen que comenzó el pasado 16 de enero y que se desarrolló hasta el pasado sábado.

Se lleva lo retro en forma y, a veces, en fondo. Se lleva la estética retro en cuanto a la búsqueda de ideas que miran a nuestro pasado, como al estilo clásico de varias de las agrupaciones participantes en el Concurso. Pero este espíritu vintage también se reivindica en las coplas. Se canta al pasado, para su gloria y para vergüenza del presente. Y no es que sea la primera vez que la sentencia de que "cualquier tiempo pasado fue mejor" capte la atención de los carnavaleros, pero sí es novedad la cantidad de letras que este año se han cantando a este respecto. De hecho, parece que a nadie le gusta el Concurso tal y como está. Es como si al gran enunciado sobre el que llamamos la atención hace unos años (el metacarnaval) le hubiera salido un subconjunto, un pequeño ladillo, llamado retrocarnaval. Carnaval que invoca al antiguo Carnaval.

Pero comencemos por la estética. La fase preliminar del Concurso nos ha regalado un desfile de grupos inspirados en diferentes épocas de la historia pasada como la chirigota 'Los Superpop', con la movida de los ochenta por bandera; la comparsa 'Los gadiritas' y el coro 'Los rojos', al rescate del Cádiz fenicio; la comparsa de Córdoba 'Adiós mi querida España', con los emigrantes españoles en época de la dictadura franquista; la chirigota 'A esto no se le ve color', con copleros de los años 40; o, incluso, hemos viajado a una suerte de presente prehistórico con 'Los Paco- Piedra' y a una loca revisión de la ficcionada historia de 'Los seguidores del Arturito'. La comparsa 'La construcción' también se remonta a más de un siglo atrás para recrear la construcción del Gran Teatro Falla.

Pero, aún más interesante para este retrocarnaval que nos abduce este año, otro buen número de formaciones han optado por bucear en el propio pasado del Carnaval gaditano para exponer sobre las tablas del Falla tipos muy reconocibles por el aficionado. De esta forma, el coro 'La Viña en guerra' jugó la carta de la nostalgia y de su glorioso pasado con una propuesta que englobaba muchos de los tipos más laureados de su historia (aunque, a juicio del jurado, no ha sido suficiente para superar la clasificatoria). Sin embargo, la vuelta al pasado sí que ha sido efectiva para 'Donde candela hubo...' La comparsa de Los Majaras, con su incombustible Pedro al frente, apeló a la emoción por partida doble. Por un lado, los portuenses tiraron de tipo (carboneros), puesta en escena (presentación en medio círculo) y repertorio clásico y, por otro, sorprendieron con el golpe de efecto de invitar a escena a su autor de cuplés, el carnavalero, en general, gran cuartetero, en particular, Emilio Gutiérrez Cruz, Libi. Otro recordatorio de hermosos tiempos pasados.

'Qué penita de comparsa', una de las gratas sorpresas que nos reservaba la etapa inicial del Concurso, es otro de los exponentes de este retrocarnaval y, aún más, de la parte más constructiva de esta nueva filosofía. Pues, tal y como dicen en su presentación, "y a veces para ir pa´lante no hay que mirar al futuro, hay que mirar para atrás". Así, tanto en estética como en repertorio, los jovencísimos comparsistas gaditanos exhibieron una idea nada nueva pero expuesta de forma original. Carnavaleros jóvenes que, ayudados por uno más maduro y experto, llevan su primera comparsa al Falla.

Aunque apuesten por tipos de fantasía, las intenciones de 'Los fantasmas del Carnaval' y 'El reino de Don Carnal' no dejan lugar a dudas . Ambas comparsas realizan en sus repertorios duras críticas contra el Concurso y la fiesta del presente, mientras que apuestan por volver los ojos a un carnaval anterior, mucho más sencillo. "Sencillo, sencillo, sencillo", como apuntan en el estribillo Los Majaras.

A estos grupos se suman las formaciones, como las del Sheriff ('Los buscarruinas') y Manolo Santander ('Los del puntazo el coco'), entre otras, que siempre han lucido un estilo clásico en sus melodías, con el 3x4 por bandera como la más joven chirigota de Chiclana ('Los estorninos coloraos').

Y más que retro, más que vintage, pasado de moda, diríamos, son los piques sin sentido entre Cádiz y Sevilla. Una reliquia que algunos se empeñan en poner de moda.

Y como en años anteriores (y lo que nos queda) el Carnaval, además de criticarse, se saluda a sí mismo con tributos, apariciones estelares y letras a los que están y a los que no están. Así, además de la omnipresente figura de Paco Alba en muchos repertorios como símbolo de pureza, en la fase preliminar del COAC 2015 se ha homenajeado ('La construcción') al veterano autor Antonio Martín, cuya comparsa no sale este año; al director de comparsa Ángel Subiela ('Los fantasmas del Carnaval'), a los artesanos del Carnaval ('Qué arte hay en Cai'), a los hermanos Scapachini que subieron a las tablas para recibir su cuarteta ('Un cuarteto con mucho cuento') y a los punteados de las comparsas ('Los sentidos'). Además, si como hemos dicho antes, en esta clasificatoria hemos visto sobre las tablas del Falla a Libi, los cuarteteros Carlos Mení y Manuel Morera también han protagonizado un cameo con la chirigota de El Canijo ('Los clásicos del teatro'). Pero para cameos, la nueva modalidad (falso-cameo) que han inventado 'Los bufanditas', con Manolete como Subiela y otro señor (sin parecido) como Juan Carlos Aragón.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios