"No me iría a otra cadena ni por la fama ni por todo el oro del mundo"

Son ya cinco años participando en la retransmisión televisiva que ofrece Canal Sur de la final del Concurso de Agrupaciones del Carnaval gaditano en el Gran Teatro Falla, pero Paz Padilla se sigue sintiendo una pipiola en este mundillo. Ni vivir de pequeña al lado del mismo Falla, en la calle Soledad, ni vivir el concurso de muy cerca toda la vida le han aportado la seguridad que busca para moverse entre entendidos. Ni falta le hace porque su desparpajo y su buen humor son precisamente lo que hacen más divertida la final.

-Otra noche de Falla que se ve obligada a trabajar...

-Yo ya no concibo unos Carnavales sin mi final del Falla en Canal Sur y sin venir a Cádiz. Son ya cinco años a lo tonto. Pero esto es como pensar que me voy con mi madre de viaje. Sé que me lo voy a pasar fenomenal y que voy a estar muy protegida.

-¿Le gustaría, por una vez, poder mezclarse con la gente y vivir de cerca el Carnaval en la calle?

-Pero si ya lo hago... Para mí el Carnaval es la calle. Siempre intento escaquearme y venirme aunque sea unos días entre semana. Y la gente de Cádiz a mi no me agobia nada, la verdad. Los gaditanos ya saben que yo soy de aquí y que vengo en Carnaval y lo ven de lo más normal. Es el turismo internacional (se ríe) el que no me deja en paz. La gente que viene de fuera, vamos. Dicen: "Ira, ira, la Paz Padilla". Me piden fotos y eso. Pero, si no, yo voy por la calle tan tranquila.

-Su programa, 'Paz en la tierra', ya lleva cinco meses. ¿Cómo van las temidas audiencias?

-No quiero pensar en ellas. Lo bueno es que Canal Sur esté apostando por un espacio que es lo que realmente quiero hacer ahora, un late-night para un público joven.

-Pero, ¿no piensa en algún otro proyecto para dar el salto a una cadena nacional?

-¡Qué va! Ya he estado en cadenas nacionales y ahora, con la crisis, la cosa está fatal. Ni el dinero ni la fama lo son todo en mi carrera. Si me dieran un contrato para siete años con Canal Sur firmaba ya. Estoy muy a gusto. Así que no quiero irme a otra cadena ni por todo el oro del mundo. Ahora lo bueno es poder elegir y puedo dar gracias de estar haciendo lo que quiero.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios