Con golpe y sin tele

  • El Concurso se desarrolló paralelo al secuestro del Congreso por parte de Tejero y la anunciada primera retransmisión en directo de la final resultó un fiasco

El Concurso de Agrupaciones de 1981 estuvo marcado por dos asuntos ajenos a la copla propiamente dicha. Por un lado, el coronel Tejero secuestraba el Congreso de los Diputados mientras en el Falla se celebraba la primera parte de la función de tarde del cuarto día de Concurso. El golpe no pudo con el Carnaval y las sesiones del 23-F, tarde y noche, transcurrieron sin problemas, aunque con la lógica tensión en la trastienda del Falla. Cádiz respondió con humor una vez pasado el gran susto. En la final, días después, el popular Sebastián Pérez aparecía en mitad de la actuación del cuarteto 'Cuatro parlamentarios parlanchines y estrafalarios' disfrazado de Tejero y gritando "¡Todos al suelo!". Según la crónica de 'Diario de Cádiz', el público del Falla reaccionó primero con desconcierto, aunque luego el Tejero de pega más que enviar al suelo a los espectadores los levantó de sus butacas tras gritar "¡Al suelo no, de pie, y a cantar que estamos en Carnaval!". El Falla se caía.

El otro percance de ese Concurso fue el fiasco de la que se anunciaba como la primera retransmisión en directo de la final por parte de Televisión Española. Problemas técnicos que ni siquiera, según este medio, los propios responsables supieron explicar dejaron a los aficionados con la cara partida. El día después TVE emitió en diferido parte de la final.

En cuanto al Concurso puro y duro, el coro de La Salle Viña 'Entre pitos y flautas' se erigía en el 'pelotazo' del año al apostar por el desenfado, huir de la rigidez de la modalidad e introducir en el popurrí una caja y un bombo. Aparte de estas innovaciones, el tango, obra de Juan Poce, era una maravilla. Fue un Concurso con una final de comparsas memorable. Pedro Romero, Villegas y Martín, por este orden, se alzaron con los premios. 'Pregones', 'Los hijos de la noche' y 'Charlatanes de feria', casi nada. Como curiosidad, Felipe Campuzano, en sus mejores momentos como artista, hacía la música de la comparsa 'Salado, dulce y amargo', de Luis Ripoll y dirigida por 'Catalán Chico'. También se vivía en momento del debut del coro mixto de Adela del Moral con 'Los mariscadores gaditanos', en un año en el que el incremento del número de coros fue destacable.

Cañamaque, a título póstumo, Antonio Martín, Manolín Cía y Enrique Cheza recibían el Antifaz de Oro. El escritor Rafael Alberti fue el pregonero, quedando para el recuerdo una foto de éste con José María Pemán, que se acercó a ver el pregón, en lo que entonces fue considerado un guiño a la reconciliación de las dos Españas. La Diosa de 1981 fue María de la Sierra Sánchez.

En aquellos últimos días de febrero y primeros de marzo, Multicines Cádiz proyectaba 'La vida de Brian', de los geniales Monty Phyton. La cafetería Mikay, en San Juan de Dios, sufría el robo de 200.000 pesetas. En la tele, el domingo 1 de marzo a las 15.40 ponían 'La Casa de la Pradera' y a las 20.30 'Los ángeles de Charlie'. El Carnaval coincidía también con el secuestro del futbolista asturiano Quini, entonces delantero del F.C. Barcelona.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios