El futuro y el presente se dan la mano en una noche de altura

  • El bombista de la chirigota de Yuyu y Sánchez Reyes canta mientras su esposa está en el Puerta del Mar para dar a luz · David Palomar y el cadista Juanma Delgado, entre los asistentes a la función

Comentarios 4

Noche de altos vuelos en el Falla. Turbulencias de carcajadas, tangos futuristas y robós de cocina que lo mismo te hacen un cocido que te cambian un fusible. Ambientazo en la sala desde el inicio, con la presentación a sala del coro de los Niños, que volvía tras un año en barbecho y no defraudó. El coro se preparó para su estreno en el colegio Carlos III, donde se vivieron los nervios lógicos mientras se procedía a dar los últimos retoques al tipo. Ahora que para nervios, los del bombo de la chirigota de Yuyu y Sánchez Reyes, Antoñito, cuya mujer se encontraba a punto de dar a luz en el hospital Puerta del Mar mientras que él actuaba en el Falla. El hecho de llevar un instrumento hacía imprescindible su presencia.

Volviendo al coro, Nandi Migueles, su alma matter, comentaba a este periódico horas antes de su actuación que tenía "ganas de volver al Falla" y que traía "algo distinto a todo". Y lo cierto es que el coro, desde su formación hasta su forma de cantar, muchas veces hasta a cinco voces, rompió moldes. "La modalidad no está tan enconsertada como muchos quieren ver, lo que ocurre es que en coro o te pasas o no llegas".

El coro de los Niños llegó con la base de su grupo de siempre pero con siete componentes nuevos.

En el teatro también se pudo ver al cantaor David Palomar, que fuera componente de agrupaciones como 'Los callejeros' o 'La botica' o del grupo Levantino y que actualmente triunfa en solitario.

Un palco más allá, el nuevo futbolista del Cádiz, Juanma Delgado, que vio junto al antifaz de oro Miguel Rodríguez la actuación de algunas agrupaciones y se desternilló, sobre todo, con el grupo de Yuyu y Sánchez Reyes.

Antonio Ardón volvió a dejarse ver por el Teatro, así como Emilio Aragón, de la Obra Social de Cajasol, que estuvo acompañado por Alfonso López Almagro, ex delegado provincial de Obras Públicas de la Junta.

En el palco municipal, algunos concejales, como Mercedes Colombo.

Un momento emotivo lo protagonizó la chirigota de Trebujena Los mimosos, que fueron muy aplaudidos por el público, tanto que en la última cuarteta del popurrí su director no pudo más y terminó con los ojos llorosos.

Ramoni, componente de la comparsa de Juan Carlos Aragón, ex de Quiñones, también se dejó ver por el teatro el mismo día que el coro de los Niños le dedicaba una letrilla en el popurrí.

La chirigota Los robó de cocina fue la única de la segunda parte que consiguió calentar el ambiente con una buena actuación desde el inicio.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios