El futuro está en sus coplas

  • Germán García Rendón y Fali Pastrana Lorenzo abanderan al grupo de autores jóvenes, atrevidos y con mucho que decir que buscan hacerse un nombre en la competida modalidad de comparsa

Comentarios 3

El mundo de la comparsa no se acaba en Tino, Juan Carlos, Martín o Quiñones. En este Concurso han sido varios los autores jóvenes y semidesconocidos que han irrumpido con fuerza, con ideas renovadas, críticas, el inconformismo de la juventud y la experiencia del que lleva toda la vida mamando esta fiesta. Dos claros ejemplos de esa nueva corriente de autores son Germán García Rendón y Fali Pastrana Lorenzo, que han sorprendido en esta fase preliminar con sus comparsas OBDC! y Las que viven como reinas, para las que componen letra y música, además de formar parte como componentes de la chirigota del Canijo y la comparsa de Paco Trujillo, respectivamente. Como ellos, la comparsa de Jonathan Pérez Ginel o 'Pepa' de El Puerto también demostraron que hay calidad más allá de los nombres de siempre. 

La de este año no ha sido su primera experiencia a los mandos de una agrupación, pero sí quizás la más exitosa de una carrera aún en ciernes. Germán comenzó en 2008 en la categoría juvenil con Los justicieros antes de dar el salto el pasado año a la modalidad adultos con 'Los niños del barrio' y Fali acumula ya varios años colaborando con su padre -Fali Pastrana, un grande de la fiesta- en el coro, además de escribir y componer para la comparsa de las niñas desde el año pasado. Tomamos un café con ellos para conocer de primera mano cómo se intenta hacer uno un hueco en una modalidad tan competida como es la comparsa, además de hablar del Concurso, la cantera, las entradas... de todo un poco. 

Empezamos contigo, Germán, ¿cómo fueron esos inicios en la cantera?

Germán: No salí muy contento de la cantera, está todo muy encorsetado y parece que los temas que hay que cantar son muy fijos, las madres, las abuelas, la propia cantera... hacía más o menos el mismo tipo de comparsa que estoy sacando estos años y nos decían que no, que eso para adultos. Tratábamos problemas de la juventud pero adaptados a las edades que teníamos, 16 o 17 años, que ya no son niños.

¿Habría que educar un poco más a los jóvenes de la cantera para que se vayan fijando en otros temas que no sean esos cuatro de siempre?

G: Hay que mirar también las inquietudes de los mismos jóvenes. Todos los años lo mismo y eso a mi me aburre mucho.

Fali: Tampoco se apuesta muy fuerte por la cantera, quitando excepciones como Juan Fernández. Ya los chavales si pueden dar el salto lo dan, se ha perdido el concepto de cantera que había antes, un tío hasta los 18 años quería estar saliendo con su grupo de amigos, ahora no, ahora quieren dar el salto cuanto antes. Recuerdo años de cantera con los Carapapa, Luis Rivero, Tino... autores que luego dieron el salto.

G: Se ha perdido un poco el concepto de disciplina y de trabajar duro para conseguir las cosas, hoy los chavales salen dos años en Carnaval y ya quieren salir con Juan Carlos Aragón, y eso no puede ser. Tienes que curtirte, sudar, sufrir mil palos... Quizás por los estereotipos de comparsista que se ven todos quieren estar ahí, por la fama, por las pibas...

F: Y todos quieren ser octavillas, nadie quiere ir de segunda o atrás...

-Pero no todo el mundo vale para ser octavilla... ¿creéis que se ha exportado en los últimos tiempos un concepto equivocado de comparsa en el que todos quieren ser la estrella? 

F: Más que el concepto de comparsa se cargan el grupo, si todos queremos rematar el córner alguien se tiene que quedar atrás defendiendo... el grupo se compone también tanto del buen segunda como del buen tenor. Los niños hacen lo que ven y están viendo que un tío que está en un grupo se pelea y se va a otro y al año siguiente vuelve a ese grupo. Eso es un mal ejemplo para los niños.

-Vosotros que estáis comenzando en esto, ¿cómo veis tanto cambio de componente y tantas rivalidades en comparsa?

F: No lo entiendo, cómo puedes acoger en una comparsa a un tío que se ha ido de ese grupo despotricando. Con esa persona una cerveza me puedo tomar en la calle o donde quiera, pero en mi comparsa no vuelve a entrar, ¿no Germán?

G: Creo que el Carnaval se ha mediatizado tanto que se ha perdido un poco el control, tanto halago hay gente que no lo sabe llevar y del tirón se cree CR7... Para mi que he pasado por la comparsa de Juan Carlos, el volver atrás me ha hecho valorar muchísimas cosas. El simple hecho de decir 'hemos llegado al Falla con todo pagado' se valora más. He recuperado un poco la ilusión que antes tenía y que con los premios y la afición se pierden un poquito.

-¿Qué os parece el fanatismo que rodea hoy día a la comparsa? ¿Eso afecta a las agrupaciones y hace que se desvirtúe esa idea de grupo de amigos que se reúne a cantar en Carnaval?

G: Afectar afecta, nos tenemos que sentir afortunados por llegar a una afición que te valore tanto, pero todo el mundo no sabe llevar ese éxito. También resta autocrítica, y eso es necesario. Yo también uso los filtros; uno es mi novia, otro el Canijo y la chirigota.

F: Escucho a la gente que me quiere y las reacciones se ven en las caras de la gente. Si un cuplé no entra eso se ve, con un pasodoble igual.

-En 2004 Luis Rivero, que era semidesconocido y venía de la cantera, ganó con Guadalupe, ¿eso hoy día se puede hacer?

F: Yo creo que sí...

G: Pues yo lo veo más difícil porque creo que hoy día se da muchísima importancia a los grupos, mucho más que al repertorio, y el luchar por un grupo que esté a la altura de los más grandes lo veo muy difícil y lleva muchos años. Aunque lleves un repertorio muy currado, que no estoy diciendo que yo lo tenga ni mucho menos, el público no te da esa oportunidad de colarte con las grandes si tu grupo no es igual de potente que las grandes.

F: Estoy de acuerdo pero creo que a la gente hay que darle algo distinto. Cuando se cuela Bienvenido y forma la que forma no es solo por la forma de cantar sino por que abre una nueva vía. El que viene de la cantera o de nuevo y viene haciendo lo mismo de los demás, ese seguro que no se lleva un primero. A ti te puede costar un año, dos, tres o cuatro, pero en concreto a ti creo que te va a costar bastante menos, y no es peloteo (ríe).

G: Sí, pero una alternativa como por ejemplo el Tino en La botica lo veo muy poco probable porque está muy jerarquizado todo, no se valora a las nuevas como hay que valorarlas. Lo veo muy complicado.

F: Es cuestión de talento, de originalidad y de equivocarse mucho, de llevarse palos... Hay que salirse un poquito del tiesto.

-¿Veis la valentía en las letras algo necesario para llamar la atención?

F: Más que necesario lo veo indispensable, tenemos una fiesta que dura un mes y lo que no podemos hacer es desaprovechar ese tiempo para no decir nada, para sacar pasodobles vacíos de contenido... Tienes que decir lo que piensas, criticar lo que quieras criticar... lo que no se puede hacer es no criticar por no entrar en cuartos o por un premio, es un delito desaprovechar eso, esos veinte minutos de gloria que tenemos al año para no decir nada.

G: Lo veo necesario, si no hago eso no hago nada porque es lo que me gusta. Vengo de una escuela que requería eso, en los últimos años junto al Aragón y el Canijo uno mama eso, ese estilo. No sé como puede valorar el jurado y el público un pasodoble de un tema que se ha trillado ya y que se han cantado cien. Otra cosa es que saques un enfoque que nadie haya visto, pero yo prefiero tocar temas que nadie toque y de una manera original porque es lo que me gusta.

Ambos, además de escribir vuestras comparsas, formais parte como componentes de otras agrupaciones, ¿cómo se lleva el hacer doblete?

G: Pues yo agotado... salgo de trabajar, tiro para el ensayo, luego al otro ensayo, y por la noche cuando llego a mi casa es cuando me pongo a componer, me dan mínimo las dos o las dos y media de la mañana. Además, ensayando los siete días de la semana, porque tenemos que adaptarnos a los horarios del Canijo (ensayamos los sábados por la mañana) y en mi comparsa tengo a cinco de fuera (Barbate y Conil) y tenemos que ensayar también los domingos por la noche.

-Eso es pasión por el Carnaval, CSI no sabrás ni por donde va...

G: Uff, de la tele nada... (ríe) 

F: No hace tiempo que no veo yo nada de la tele... Yo me llevo componiendo todo el año, porque para mi esto no es un hobby, un hobby es irse a pescar. Esto para mi es un pasión y me llevo todo el año. Por suerte tengo el ensayo de la comparsa donde salgo a las ocho y las niñas son unas cracks, aunque yo meto las cosas ellas se encargan de todo y son muy perfeccionistas. Lo bueno es que ellas ya tenían una base, una forma de trabajar y está Carmen Jiménez, que si fuera un tío estaría considerada a la altura de los grandes directores de Cádiz.

¿Crees que por el hecho de ser mujer no se la valora como se merece?

F: Indudablemente, la cosa de pasar solo una comparsa de mujeres a cuartos lo estamos viendo, ya casi por decreto pasa una. Si bien es cierto que todavía no ha llegado una comparsa de mujeres merecedora de final, tampoco se les da el sitio que se les tiene que dar por el hecho de ser mujeres. El año pasado nos dieron la limosna de pasar a cuartos como una forma de callarnos la boca, pero ya está. No es que el Carnaval sea machista, pero es una tradición que lleva cien años de hombres y a la mujer le está costando dar el paso, pero estoy seguro de que lo van a dar. Tampoco tendría que distinguirse, no es comparsa femenina, es comparsa y ya está.

Que la crisis está afectando al Carnaval no hay duda, que cada vez hay más forillos negros, pero ¿hay también crisis de ideas en el Carnaval?

F: Sí, yo creo que sí. Hay temas que deberían estar penalizados. No se puede vestir uno de mosquetero o de romano sin darle una vuelta de tuerca. El año pasado ganó Juana la loca y se premió más la idea que la comparsa en sí, los tipos arriesgados hay que premiarlos.

El riesgo tiene que tener premio, ¿no?

G: Castigo tiene... Yo creo que la gente el riesgo lo valora, tú presentas algo que se salga un poquito de los patrones y la gente lo aprecia. Lo que pasa es que claro, con las cosas arriesgadas ya se sabe...

De un tiempo a esta parte parece que el escalón entre las grandes y el resto ha crecido, ¿creéis que se ha perdido la clase media?

G: No, yo no estoy de acuerdo, las grandes no ha sido tan grandes y todo se agrupa en una 'superclase' media. Las grandes no han dado todo lo que tienen que dar y por eso parece que no hay clase media.

F: Las diferencias están en el nombre, pero las diferencias reales las marcan los dos o tres que están arriba con más premios y más nombre que son los que destacan. El resto está un poco a remolque y se han agrupado todos en esa clase media.

Como pasa en la Liga, que están el Barça, el Madrid y luego el resto...

F: Exacto, ya el Villarreal o el Athletic son lo mismo... Antes estaba el Atleti, el Valencia, pero ahora qué va.

¿En qué autores os inspiráis, a quién quisiérais pareceros?

F: Yo tengo tres, mi padre que es el que me mete en esto, Antonio Martínez Ares porque ha sido el mejor y Juanma Romero Bey porque musicalmente hablando es el que más me gusta. Tuve la suerte de salir con él y aprendí muchísimo.

G: Yo soy de Juan Carlos Aragón a muerte, me gusta su manera de hacer Carnaval. Él irrumpió con mucha fuerza, con mucha ironía. También he bebido mucho de Tino y de la ironía del Canijo y su metodología del trabajo, él me ha contagiado su manera de trabajar y su sistema de trabajo, de composición de comparsas con el excel, buscando la mayor efectividad.

F: Es gente de la que se aprende, trabajé con él (el Canijo) en La prometida y aprendí un montón, ve cosas que a los 'normales' se nos escapan. Es tan crack que él lo ve todo.

¿Veis necesaria una preselección para evitar numeritos como el del cuarteto de Badajoz?

F: Cantar en el Falla es un premio y ese premio no se puede conseguir solo con echar el boletín. Es necesario hacer una previa de la preselección fuera del Falla y al Falla que vaya el que esté preparado.

G: Estoy de acuerdo, pero ¿cómo lo haces? Yo llego el año pasado con mi comparsa y ¿quién me dice a mi que mi comparsa no es digna para cantar en el Falla?

F: El mismo jurado. Yo creo que es más fácil de lo que parece, que vayan los que no pasaron de cuartos y los nuevos. Usted sí, usted no, y ya está. Hace falta una previa porque aquí no se puede colar cualquiera, que esto lo vean en toda España, que vean a la comparsa de, al cuarteto de o a la chirigota de...

G: Esto debería estar más en la autocensura del propio grupo que en otro lado, ¿es que no se han escuchado? Hay gente a la que le falta ese puntito de autocrítica.

F: O hacer una previa o el telonazo, pero lo que se ve algunas veces es una vergüenza.

Ambos tocásteis el tema de las entradas en vuestros pases de preliminares.

F: Me sentía obligado a hacer esa letra porque me levanto para trabajar y veo a criaturitas en la cola del Falla por conseguir una entrada y luego vas al teatro y ves al mismo personaje de todos los años, a la misma ninfa de todos los años, al mismo político... eso clama al cielo. Las niñas de mi comparsa de pegaron 18 horas en la cola...

G: Es lo que han pretendido varios autores, porque eso se sabe que son tres o cuatro autores, que se creen que van a recuperar el tirón perdido y el ambiente de 'Cadi Cadi' y lo que han conseguido es que los fans de las más seguidas vengan a hacer cola y de la gente de Cádiz solo puedan comprar entradas los parados.

Etiquetas

más noticias de CARNAVAL Ir a la sección Carnaval »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios