El frío siberiano hace mella en el Falla

  • Solo la comparsa de Quiñones y la chirigota del Canijo logran despertar a un teatro más atento que participativo

Comentarios 4

Será por la ola de frío siberiano, pero la primera noche de cuartos no pasó de templada. El calor del público solo se sintió de verdad con la comparsa de Quiñones y la chirigota del Canijo, las dos estrellas de la función. Para el resto, más atención que participación, un ambiente más propio de cualquier otro teatro que del Falla. 

El público quería coplas y acogió de buena gana todo lo que pudo escuchar, aunque no llegó a excitarse más que con 'El chaparrón' y 'Mejó no salgo'. De hecho, hasta la comparsa que cerraba la primera parte de la función el ambiente fue más bien frío, eso sí, con su buena dosis de aplausos para el coro 'Los hijos del 78' y 'Los bailarines', que gustaron mucho. 

Con el "chirimiri chirimiri" de Quiñones y Romero Bey el teatro alcanzó por fin una temperatura propia de cuartos. La comparsa apostó fuerte en letras y mejoró respecto a las preliminares, ganándose de nuevo el favor del graderío. Tras el descanso, el coro de Rivero mantuvo el buen nivel de su primer pase y dejó el ambiente a punto para que el Canijo se ganara al teatro con su humor y sensibilidad

El calorcito del útero materno se esfumó con la bajada de telón y el frío volvió a adueñarse del Falla, ya sin marcha atrás

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios