De excursión y siempre con una sonrisa en la mochila

  • La chirigota del Sheriff transmite su energía y buen humor al público del Falla

Hoy cumplen 25 años juntos y lo celebrarán como siempre, con el buen humor por bandera. La chirigota del Sheriff, este año 'De tienda en tienda', celebra sus bodas de plata en el Gran Teatro Falla dispuesta a hacer reír al público que les espera en el coliseo gaditano. 

Para el chirigotero el objetivo es "salir contentos y luego lo que venga, bueno es". La máxima de su chirigota es pasarlo bien y así hacer disfrutar al público, como vienen haciendo todos estos años, y ya estaban impacientes por salir a escena. De hecho, cantar el penúltimo día de preliminares "es una faena porque el Concurso es muy largo y se nos ha hecho interminable la espera". 

Además, el año pasado, con el percance sufrido por uno de ellos -se mareó y tuvo que salir de escena- y la incomodidad de unos tipos más vistosos que prácticos no disfrutaron como es habitual en ellos y esa era una espinita que se han sacado hoy. La conexión con el público llegó desde el principio y cada golpe de la chirigota fue celebrado por un Falla que acabó entregado. 

Esta vez sí, los chirigoteros con el Sheriff a la cabeza salieron "muy contentos", porque "esa espinita la teníamos guardada del año pasado y teníamos un miedo escénico increíble por lo que pasó". "Lo del año pasado fue un palo gordo y hoy hemos puesto al teatro en pie", se congratuló el chirigotero. 

En esta nueva aventura la chirigota recupera también ese estilo suyo que es un no parar, un sello de un grupo que "siempre ha sido así de activo", dice el autor. Pero no todos lo llevan tan bien... el Lulu acabó feliz pero empapado en sudor tras no parar ni un segundo sobre las tablas, "este (por el Sheriff) nos mata", dice entre risas. Ya en serio, este estilo "es lo que queremos nosotros" y ha servido para gustar "y quitarnos la espina del año pasado". "Es un tipo bonito pero muy movido, este tipo es la chirigota del Sheriff", afirma. 

Acompañándoles, como siempre suele hacer, estaba Paco, el Lupa de Cádiz -y padre del también chirigotero Kike Remolino-, que bordó su papel de arbolito con el tipo de la comparsa 'Las estaciones'. Gran amigo de la chirigota -ya fue el perro de 'Los aguafiestas', por ejemplo-, Paco va siempre con ellos y "muere con el Sheriff", hasta bromea con su hijo por ello. Y siempre, como sus amigos, con una sonrisa en la boca. 

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios