Tinta china

A las damas primero, entre bromas y veras

EN pleno toma y daca entre el dolor y el placer, los autores se juegan los cuartos y ya no escatiman elogios o andanadas. La delgada línea que separa la demagogia del populismo, el buen gusto y lo borde, la sinceridad y el falserío, adopta trazos invisibles, imposibles, sujetos a opiniones diversas, incluidas las que se expresan con altanería y prepotencia. ¿Es o no? En la primera sesión de verdad hubo de todo, desde la primera copla que critica abiertamente a la Reina Sofía hasta la última pamplina irónica sobre la crisis. Que suba todo menos el Xerez, cantan por ahí. Este año se insulta menos al jerezano, será porque en el concurso anterior las coplas se volvieron en contra, cual bumeranes, y pasó lo que pasó, al pozo del tirón.

Las reinas del congelao dibujan dos pasadobles findus la mar de animados y con mensaje incorporado. A doña Sofía, que parecía "una mosquita muerta", la convidada de piedra, le recuerdan que en la tierra que la trajo al mundo inventaron el griego, así que no entienden cómo desaprueba el matrimonio gay, ecos de la controvertida entrevista con Pilar Urbano. Tras aconsejarle que no muerda la mano que le da de comer y hacer equilibrios con la libertad y la democracia, los chirigoteros del Canijo disparan: "Si le sale un nieto maricón nos alegramos; seguro que hay boda y además se la pagamos". Se mojan las mojarritas. Primeras damas en jaque.

No quedó atrás, listo para la reflexión, la copla sobre la blanca nieve, la droga de los ricos más canallas, la que "no me hace falta para cantar en el Falla". Ya se sabe que, algunas noches, en el Falla se ven hasta estalactitas, nieva fuerte. El hombre del tiempo se ha vuelto loco.

La que le están dando, como cabía esperar, a la lenguaraz diputada catalana que se metió con la minstra Magdalena por su chistoso acento. Por cierto, nadie sabe dónde le habrán visto la gracia a la isleña con cartera, pero vamos. En una misma función se pueden escuchar letras para arrancar el aplauso fácil, poniendo opiniones individuales en boca de un pueblo -Pastrana jevi- o pasodobles inteligentes como el de los trasnochadores, entonado con zeta de principio a fin, al más puro estilo "canne en zarza". Los mismos vampiros reivindican el amor libre, repudian la discriminación de sexos, se muestran de lo más igualitarios y fraternales hasta que mentan el nabo por ahí, esto es, su miembro civil, y cuando recurren al ardid de la Bibiana para alcanzar notoriedad, aquello de las miembras, caen en la trampa. Qué pesaos con la alcaldesa. Desde lo de "Teo, Teo, hasta el nombre lo tiene feo", El Libi dixit, no tienen color las referencias al físico de Ella. "Estoy mirando pa la alcaldesa y los femeninos no los encuentro". Grandes oportunidades perdidas de criticar su gestión, o será que no encuentran pegas, o será que cierra puertas meterse con la autoridad por derecho, o será lo que sea, pero a doña Teófila no le dicen de todo menos bonita. Ni a Vicente Sánchez, que pronto llegará tó encarajotao por mor del jet lag. Hay gustos y mal gusto para todos. Por cierto, alguien tilda de fea a la vicepresidenta. Ahí llevan razón, jeje. (Observen la contradicción del chufla arriba firmante). Bien es cierto que todo depende de cómo se diga, y las fronteras se difuminan, entre bromas y veras, igual que los chicucos majaras hablan en clave de Bahía, toda una novedad mancomunada, pero suscriben una loa a las precursoras, la Salvaora y la Petróleo. En la excepción de la regla, un cuplecito sarcástico sobre el tornadito, que doña Teo ha prometido que estará terminado pal Doce, y las consecuencias del trabajo sucio en materia de "reclusos humanos": a Blancanieves la han dejado con un enano. Y al mundo, sordo e insensible, gran copla de los comecaminos. Bip, bip.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios