Las calles del centro relevan al Teatro Falla como escenario

  • Los frescos y desvergonzados repertorios de las callejeras atrajeron a un numeroso público que abarrotó el casco antiguo

“¡Qué contenta estoy, Dios mío,/ porque tengo ya a mi hombre!/ Le voy a dar dos patás/ en cuanto ponga el piso a mi nombre”. Éste fue uno de los numerosos estribillos que se pudieron escuchar en la colorida jornada de ayer en las calles del centro de la ciudad. La agrupación callejera ‘Mi primera vez’, formada por mujeres que vestían con singulares trajes de novia, lo entonaba en la calle Barrié, junto a la tienda de El Millonario, minutos antes de las cuatro de la tarde y ante unos aficionados con ganas de pasarlo bien. Tanto, que no dudaron en colaborar con las carnavaleras arrojándoles puñados de arroz que previamente les habían repartido.

Las calles de Cádiz estaban abarrotadas. Cualquier esquina o casapuerta eran buenas para entonar repertorios, unos más trabajados que otros. Desde los alrededores de la iglesia San Lorenzo, en la calle Sagasta, hasta la plaza de San Agustín, se encontraban  grupos de carnavaleros con caja y bombo o sin ellos. La escalera de la Torre Tavira o la del edificio de  Correos volvieron a convertirse un año más en puntos claves. Bullas y más bullas.

La carpa que acoge los puestos del mercado de abastos durante su reforma contribuyó a que en la plaza Las Flores se formaran embotellamientos mientras las agrupaciones repartían coplas en la puerta de Correos. Esto fue justo lo que pasó cuando la chirigota ‘Los asustajóvenes’ ocupaba ese emblemático espacio, en torno a las cinco de la tarde.

Muchos grupos se ahorraron tal bullicio moviéndose por calles adyacentes. Hospital de Mujeres fue elegida por callejeras como ‘Las medusas’, ‘Los toma Moreno’, y ‘Preparadas para el combate’. Esta chirigota femenina, que el pasado año se llamaba ‘Las que se quedaron para vestir santos’, se estrenó ayer pasadas las cuatro de la tarde en esta vía. Una de sus componentes destacó el “buen ambiente” y “las ganas de escuchar letras”, aunque también señaló que había menos público que otros años. “Será que aún es temprano”, añadió.

Este grupo, que encarna a unas ajetreadas y guerreras amas de casa, tenía ayer intención de permanecer hasta última hora de la tarde en las inmediaciones de la plaza, y cambiar de escenario por la noche: “Nos iremos al barrio de La Viña y allí estaremos hasta que las gargantas aguanten. Y así todos los días de esta semana, excepto el martes, que toca descanso”. Esta mujeres desataron la risa con cada cuplé, al igual que un cuarteto salido de la guardia inglesa. Su estribillo fue, además de muy aplaudido, coreado:“Ser guardia inglés siendo de Cádiz está chupado, /porque sólo te piden experiencia en estar parado”.

Risas y más risas en San Agustín con una de las ilegales más buscadas: el grupo de los hermanos Manolo y Luis Padilla y Antonio Matos que, vestidos de diplomáticos y ondeando banderas, se presentan este año bajo el nombre de ‘La república de Guatifó’. Buen ambiente también, en el Palillero, con la ilegal ‘Supermodelo Carnaval 2008’; en la calle Sacramento, con los Evas y Adanes de ‘Que le edén’; y junto a la parroquia de San Lorenzo, con unos barberos empeñados en enseñar  a unas señoritas “lo que vale un peine”.

Al inicio de la tarde, la Torre Tavira era bañada por una marea humana. La chirigota callejera ‘Los guapitos del chat’, con un punto güifi a la espalda y luciendo llamativas pelucas naranjas y un teclado de ordenador en uno de los brazos, acaparó la atención del público durante un buen rato. A la espera de que estos informáticos finalizaran su repertorio, con la intención de interpretar el suyo, se encontraban a unos metros los integrantes del cuarteto ganador del Concurso Oficial de Agrupaciones, ‘Taller de reparaciones esto arranca por cojones, ese, ele’.

Y es que no sólo de callejeras se nutrió ayer el ambiente carnavalesco del casco antiguo de la ciudad. A los carruseles de coros y a estas agrupaciones canallas y desvergonzadas, se sumaron muchas de las participantes en el certamen del Teatro Falla. Los aficionados a la fiesta pudieron disfrutar con las ocurrencias de la chirigota del Love ‘Vueltecita gaditana (comparsa juvenil)’, así como con las del Cascana ‘Murga azulejera y castellonesa....’, ‘Una obra de poetas’, ‘Los putaítas’, ‘Los ákratas rui de labrada’ o ‘Los proscritos regalos y pastelitos’. Este último grupo recorrió la calle Pelota, la plaza de San Juan de Dios y la Catedral regalando sus coplas.

Hoy los conjuntos volverán a salir a la calle para ambientar una jornada que se presupone más tranquila y gaditana que la de ayer. Aunque todo dependerá del tiempo. Ay, San Pedro, pisha, no tires más agua...

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios