¿El Carnaval es sagrado?

  • El anuncio de la concejala de Fiestas de que plantearán el debate de una fecha fija para el Carnaval encuentra opiniones más favorables entre los autores

Los autores consideran que para mantener este formato de Concurso este debe empezar a finales de enero. Los autores consideran que para mantener este formato de Concurso este debe empezar a finales de enero.

Los autores consideran que para mantener este formato de Concurso este debe empezar a finales de enero. / julio gonzález

Comentarios 4

La eterna batalla entre Don Carnal y Doña Cuaresma podría pasar a la historia en un futuro próximo. La tradición, la norma eclesiástica aprobada en el Concilio de Nicea del año 325, que dice que la primera luna llena de la primavera marca el Domingo de Pascua, podría ser desplazada por la necesidad de adoptar una fecha fija en torno al 28 de febrero para la semana de Carnaval. Los defensores de esta medida consideran que con ello se obtendrían varios claros beneficios. Por una parte aprovechar otro día festivo, que generaría más ingresos para la hostelería, y por otro lado, que los autores y los intérpretes tuvieran más tiempo de preparar sus repertorios, que quedan a veces a expensas de una Semana Santa muy tempranera, como ocurrió de hecho en 2016, cuando el COAC arrancó el 10 de enero, cuatro días después de la festividad de los Reyes Magos.

María Romay, concejala de Fiestas del Ayuntamiento de Cádiz, comentó en una entrevista concedida al Diario del Carnaval y publicada este pasado domingo que algo que se les ha quedado en el tintero este año, y que pondrán sobre la mesa el próximo, será la conveniencia de debatir en torno a la posibilidad de que la fiesta grande de Cádiz tenga fecha fija y no se rija por la Cuaresma. "Creo que es un debate en el que debiera poder participar toda la ciudad. Se va a celebrar por supuesto en el seno de los órganos que ahora mismo son ejecutivos, pero si en ese órgano se decidiera abrir esa consulta no tendríamos ningún problema desde el Ayuntamiento de poner los medios necesarios al alcance de los ciudadanos", dijo Romay.

La medida, la simple posibilidad de que el Carnaval de Cádiz se desmarque del resto del mundo, vendrá cargada de polémica. Incluso hay voces contrapuestas entre los autores consultados por este medio. Y eso que la posibilidad de una consulta popular aún está dando sus primeros pasos.

Sí que hay que recordar que el propio Papa Francisco ya apuntó el pasado mes de junio la posibilidad de dotar a la Semana Santa de fecha fija, lo que supondría la solución definitiva. "Desde el beato Pablo VI, se está buscando la unidad de la fecha de la Pascua, lo más definitivo va a tener que ser una fecha fija, que sé yo, supongamos el segundo domingo de abril", apuntó el Papa el pasado 12 de junio durante el II Retiro de Sacerdotes en la Basílica de San Juan de Letrán.

El objetivo del Pontífice es que la fiesta más importante de la cristiandad coincida con la Iglesia ortodoxa, pero, de rebote, provocaría un efecto dominó en todos los carnavales del mundo, porque si hay algo que echa atrás a muchos de los consultados por este diario es el hecho de que mientras que en otros lugares del mundo se celebre el Carnaval aquí en Cádiz no se haga.

La cuestión tiene su miga, porque este año se está celebrando el regreso del Carnaval al mes de febrero, después de que durante diez años las entonces denominadas Fiestas Típicas se trasladaran al mes de mayo.

En este caso no se trataría de un cambio de fechas tan drástico, sino que se intentaría situar el semana de Carnaval en torno al 28F, y esto permitiría que el Concurso de Agrupaciones empezará a finales de enero, como ya ocurrido en esta ocasión.

La propuesta todavía no se ha tratado en los órganos competentes y ya está creando división de opiniones en la calle, por lo que su recorrido parece que será muy extenso.

No obstante, lo que parece evidente es que más que debatir sobre la fecha de la semana de Carnaval habría que hacerlo en torno al Concurso, a un certamen muy largo y con cada vez más grupos, algunos de ellos sin el mínimo de calidad que se requiere para cantar en el Gran Teatro Falla.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios