José Guerrero Roldán. 2008

"El bar Nebraska es una prolongación de mi casa"

  • Al chirigotero y pregonero del Carnaval 2006 no le gusta cocinar para uno y prefiere la berza y los montaítos de carne del popular establecimiento gaditano

José Guerrero Roldán no es sólo el Yuyu. Hombre polifacético, amante de la buena música, la tecnología, una buena charla y una buena mesa, protagoniza esta sección para demostrar que hay vida más allá del Carnaval, y del deporte, y de la fotografía, y de Cádiz...

-¿Qué hace con su tiempo libre?

-La verdad es que tengo poco pero suelo viajar, relajarme, jugar a la Play, ver películas... Pero , sobre todo, lo que más me gusta es pegarme una escapaíta.

-Muere en Venecia, ¿no es así? ¿Qué tiene esa ciudad?

-Es cierto, con diferencia es el sitio al que más me gusta ir. Pues no sé lo que tiene... Bueno, salvando las distancias, tiene algo de Cádiz... La primera vez que fui me encantó y tuve que volver otra vez y, si Dios quiere, en Semana Santa voy otra vez. Además, es una ciudad que se disfruta más con poca gente. Pasear de noche es increíble.

-¿Es más del día o de la noche?

-Pues durante el día tengo menos tiempo libre, así que aprovecho más la noche, pero eso no quiere decir que necesariamente salga mucho. Hay veces que me quedo en casa y me dan las cinco de la mañana.

-¿Qué es lo primero que hace cuando se levanta?

-Miro la hora por si puedo acostarme otra vez (ríe). No es que yo duerma mucho sino que tengo el horario cambiado. Termino del programa sobre la una, llego a mi casa a las dos y entre una cosa y otra es fácil que me acueste tarde. Pues entonces es normal que me levante a las doce.

-¿Y lo último que hace cuando se acuesta?

-Apagar la luz (guasea). No, la verdad es que no tengo ninguna manía, ni nada que haga fijo antes de acostarme.

-¿Usa usted pijama?

-No que va nunca. En invierno un chandal viejo y en verano unas calzonas.

-Y las sábanas, ¿que prefiere: franela, telita de pirineos, seda...?

-Pues no tengo preferencias sólo que no se peguen en verano y que calienten mucho en invierno, porque en Sevilla los cambios son muy extremos entre las dos estaciones.

-¿Le está costando mucho mantener al perro?

-Estoy temiendo que el perro me pida la separación porque al pobre lo tengo que dejar en una residencia en Sevilla cada vez que tiro para Cádiz los fines de semana. La verdad es que el perro me está saliendo más caro que Naomi Campbell.

-¿Algún vicio que declarar?

-Uff... Internet... Porque el tabaco lo dejé...

-¿Qué significa el bar Nebraska en su vida?

-Mi segunda casa, más bien una prolongación de mi casa. Lo tengo muy cerquita y cocinar para uno es una tontería así que me bajo y como siempre allí. Tiene unas tapas de muerte, sobre todo la berza y los montaítos de carne.

-¿Y nada de caracoles ni cabrillas?

-Están muy buenos, pero no soy yo mucho de caracoles, la verdad.

-¿Merienda, usted?

-Entre semana no mucho porque tengo que cenar temprano por el trabajo. Pero los fines de semana cae su Phoskito.

-Pues creía que le daba usted fuerte a las galletas Príncipe mojá en café

-Es verdad. Ahí le doy fuerte.

-¿Tiene cosquillas?

-Sí, sobre todo tengo muy sensible la parte de atrás de la espalda a la altura de los riñones.

-¿Hay algún avance tecnológico que no conozca?

-Sí, pero me enteraré mañana (jajaja). Estoy muy interesado en todas esas cosas.

-¿Tiene PlayStation 3?

-Me la autoregalé por Reyes.

-¿Suele ver la televisión?

-Muy poco, pero los fines de semana me gusta ver Sé lo que hicisteis, es un buen programa.

-Escribió el libro, ¿qué hay del árbol y del hijo?

-Pues el árbol lo planté, pero lo del niño no sé... Si hay alguien que sepa que tengo alguno por ahí que hable ahora o calle para siempre.

-¿Bach o Händel?

-Bach. La música clásica me gusta mucho, pero si puedo decir mis favoritos de verdad... Son Vivaldi o Mozart.

-¿Qué le hace más gracia: una película de los Hermanos Marx, Antonio Reguera o el popurrí de 'Los Cruzados Mágicos?

-Sin duda, Reguera porque los golpes son más seguidos, aunque los Hermanos Marx eran unos monstruos del humor.

-¿Le tiene miedo a algo?

-Ahora con la edad, y no es que tenga la crisis de los 40, le temo al sufrimiento. A tenerme que irme de aquí sufriendo. Me da pánico.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios