Novena sesión de preliminares

Voces negras inundan el Falla

  • La comparsa de Tino Tovar y Ángel Subiela triunfa con una arriesgada e innovadora apuesta en una noche en la que Antonio Martín pasa como un torbellino para declarar una vez más su amor a Cádiz

Comentarios 59

Voces, sólo voces. La comparsa de Tino Tovar y Ángel Subiela se valió de su mejor instrumento, ese que sale de sus gargantas, para demostrar que este año vienen a por todas. Sus voces y el ritmo de unos timbales bastaron para captar el espíritu de la África más profunda y tribal, un sonido que representa una cultura, la de todo un pueblo. Su mágica puesta en escena compartió protagonismo con el Antonio Martín de siempre, más gaditano imposible, y con un coro que demostró que su presecia es importantísima, casi necesaria, para el concurso.  

Abrió la velada el tan nombrado coro a pie, que, entre los que dicen que sí y los que dicen que no, quiso levantar la voz y reivindicarse con un repertorio de altura y un conjunto perfectamente afinado. El maravilloso mundo de Cadilandia no falló en nada (con dos tangos intachables en música, letra e interpretación, y dos buenos cuplés) y calló bocas a los que se llevan las manos a la cabeza por su presencia en el concurso. Sin duda, una agrupación que enriquece la modalidad.

Poco nivel demostró la chirigota de Alcalá de Guadaira La alegría de vivir, que lució, eso sí, un divertido tipo de faquires. Sin embargo, bastante escaso de humor su repertorio. Una agrupación que sí confirmó las buenas sensaciones dejadas el pasado año fue Los prendas, Los ladrones en 2008. Un peldaño más arriba, incluso. Letras reivindicativas, buenas voces y gran afinación para un grupo joven y con mucho futuro que se ha ganado un lugar en cuartos con lo ofrecido este sábado.

También ofreció buenos detalles la chirigota Los O.N.G..., que aprovechó su tipo de buena gente para hacer pasar un buen rato a los presentes en el coliseo gaditano. La chirigota se encargó de caldear el ambiente para recibir a una de las agrupaciones esperadas de la noche, Voces, de Tino Tovar y Ángel Subiela. Ambientazo en el teatro para recibirles. No defraudaron y armaron el taco con un repertorio a gran nivel y una interpretación simplemente magistral. Apuesta original, arriesgada e innovadora ejecutada con maestría. Hasta cuatro veces levantaron al teatro, la más sonada con un potente pasodoble dedicado al ex alcalde Carlos Díaz. Le llovieron palos en su época y ahora, estando la cosa como está, nadie en el concurso levanta la voz contra el actual gobierno municipal. Extraordinario repertorio el de una comparsa casi perfecta, sólo el popurrí parece estar un poco por debajo del resto, pero aún así por idea, letra, música y voces puede ser el pelotazo de este año.

La discreta chirigota Los salíos del cielo precedió a la otra gran comparsa de la noche, La mare que me parió. Nada menos que don Antonio Martín, palabras mayores. Tipo difícil de describir pero una idea muy clara: Cádiz es como una madre y el que no quiere a su mare, no quiere a nadie. Ritmo vertiginoso y grandes pasodobles, especialmente el primero. Muy completo su repertorio, gaditano cien por cien.

La penúltima agrupación de la noche fue Los políticos, una chirigota que nunca deja indiferente. Llevó a las tablas una dura realidad social como es el paro en Cádiz y comenzó con letras reivindicativas, pero su mensaje se fue diluyendo entre chistes. Cerró la función la comparsa sanluqueña El tren fantasía, justita de voces y escasa de afinación. Con ellos acabó una función cuyo nivel mejoró bastante respecto a las dos anteriores y que enamoró al público a base de tangos, voces y tequieros.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios